Evaluación por evidencias.

Hace unos días Norma, en un comentario del blog, me pedía mi opinión sobre la evaluación por evidencias. Personalmente comencé a utilizarla hace casi una década, pero no la utilice para evaluar el resultado de un proceso de formación, sino para justificar el propio proceso de formación. Todo ello lo apliqué en formación on-line a distancia.

En España, el Ministerio de Industria ofrecía unas ayudas para formar a usuarios y profesionales en lo que llamaban “Nuevas Tecnologías de la Información”. Accedimos a una de esas ayudas y, la forma que tenían de justificar el proceso de formación, me dejó bastante aturdido: La formación on-line se justificaba utilizando los mismos indicadores que una formación presencial. Me explico:

Indicador asistencia a clase = número de horas que se pasaba un alumno frente al ordenador.

Indicador participación de los alumnos = mensajes enviados / recibidos.

Evaluación = Ejercicios tipo test (evaluación de conocimiento) + trabajos (en grupo o individuales, de los que únicamente se pedía el resultado).

Lo que más me desconcertaba era el indicador “asistencia a clase”. Como el alumno tenía que pasar muchas horas en el ordenador los contenidos se diseñaban para que el alumno estuviese horas y horas frente a ellos (esto hacía que la calidad de contenidos se midiera por la interactividad,  el diseño de los mismos y la capacidad para que el sufrido lector no se hiciera un chichón al golpear su frente con la pantalla del ordenador al caer dormido).

De forma casi inmediata propuse una forma distinta de comprobar la asistencia a clase, para ello utilice la evaluación por evidencias.

Identifiqué una serie de evidencias que pudiesen confirmar que un alumno sabía unos determinados conceptos, tenía unas determinadas habilidades e incluso capacidades.

Asocié a cada evidencia las “horas de asistencia a clase” que deberían llevar  asociadas temario y habilidades necesarias para alcanzarla

Así pues, el  seguimiento de los participantes en el curso se hacía por las evidencias que generaba su participación en el curso, además se contabilizaba las consultas que hacían los alumnos para alcanzar esas evidencias; por ejemplo:

Sí teníamos que enseñar a  utilizar un navegador, la evidencia era que identificaran un determinado recursos que teníamos “escondido” en la red, o cualquier otra información que requiriese utilizar unas técnicas de búsqueda determinada.

Este sistema fue un éxito para todas aquellas personas que tenían interés en el curso, generó una dinámica bastante interesante ya que los alumnos utilizaban el camino más corto para lograr la evidencia, este camino era utilizar los recursos que el curso ponía a su disposición: los contenidos y los tutores.

Sin embargo, fue un fracaso para todas aquellas personas que lo que le interesaba era el “título del curso”, sencillamente les hacíamos trabajar las horas que se supone que duraba el curso. Estar horas frente al ordenador requiere dominar una técnica muy sencilla: pulsar el botón del ratón. Sin embargo, alcanzar la evidencia requiere entender lo que hay que hacer, documentarse (a través de contenidos y tutores) y realizar la actividad.

Para el profesorado también resulta más pesado este método, ya que tiene que “estudiar” la evidencia y tomar una decisión del grado de desarrollo de la misma.

Desde entonces todos los cursos on-line los diseño por evidencias. Evidencias para todo, para demostrar que ha leído un texto, para demostrar que ha participado en un foro, para demostrar que coopera en un trabajo en grupo y, por supuesto, para demostrar que ha alcanzado los objetivos del curso.

Como efecto colateral se consiguió que los contenidos (de estudiar) fuesen ficheros que se podían descargar e imprimir. Probablemente fue el curso cuyos contenidos eran más feos, sin embargo, los resultados fueron espectaculares.

About these ads

12 comentarios

  1. Los saludo desde México, soy docente en educación primaria y me estoy iniciando en el conocer este medio para emplearlo en nuestra escuela, me agradó encontrar este comentario ya que al igual que tú me pregunto cómo puedo gestionar el trabajo de diversos contenidos desde este medio, tu información me ha dado idea de ello, te agradezco, por ahora soy analfabeta respecto a este tema, voy iniciando y hay muchas preguntas al respecto, creo que seré asidua lectora de este blog.

    1. hola amigo desde hace añgunos años trabajo con las plataformas virtuales como medio de formacion, es un estrategia excelente dinamica y a los alumnos de basica les encanta … sigue adelante con tu proyecto te va a dar resultado….. hay muchos simuladores que te pueden servir para mandar tareas y que los chicos se familiaricen … cualquier ayuda estamos a la orden ….. Nieves Sanchez desde valencia Venezuela ….

  2. [...] Evaluación por evidencias. « Innovación Educativa [...]

  3. [...] Evaluación por evidencias. « Innovación Educativa [...]

  4. ME PARECEN INTERESANTES SUS ARTICULOS, FELICIDADES ESTOY APRENDIENDO MUCHO DE USTED, GRACIAS POR COMPARTIR SUS EXPERIENCIAS Y CONOCIMIENTOS.

  5. Amigos estoy iniciando mi tesis doctoral sobre valoracion del talento humano no graduado en las organizaciones , necesito conocer que se ha hecho al respecto en otras latitudes. Seria para mi de mucha ayuda sus opiniones y conocimientos … Tu articulo es un antecedente , si me pueden dar mas informacion o remitirme a un link se los agradezco …..Gracias Nieves Sanchez desde valencia Venezuela ….”profenieves@hotmail.com”

  6. [...] Artículo de Angel Fidalgo en su blog Innovación Educativa, Evaluación por Evidencias [...]

    1. DORALIDA VELAS CH. |Responder

      Sus artículos son muy interesantes. Participé de un curso totalmente virtual y me quedaba y tengo aun la duda del trabajo de evaluación que hicieron los profesores ya que éramos cerca de 40 participantes. Era tanta la documentación que en efecto leerla toda era casi una utopía; otra utopía era que esos docentes hubieran leído todo lo que se subía a la plataforma. Observé que respondían a un pequeño grupo de participantes y al resto prácticamente los ignoraban.

      Luego de esto me quedó la interrogante ¿cuanto es el número ideal de estudiantes en forma virtual?. Si se desea evaluar por evidencias como lo sugiere en su artículo sería muy complicado y quizás ese era uno de los factores que actuaron en contra de la efectividad del curso pues si para el participante era difícil leer todo lo recomendado¿cómo será para el docente leer todo lo que suben los participantes?

  7. [...] La evaluación por evidencias, uno de los métodos de evaluación, el más justo y el menos aplicado. Leer + [...]

  8. Me gusto el tema, solo que si necesitaría saber como utilizar esa evaluación por evidencias o mas bien de que manera aplicarla ya que supongo es parte de la tecnología educativa. Le agradecería si tuviera mas información
    sobre este tema, gracias, saludos..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.036 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: