INNOVACIÓN EN LA FORMACIÓN

Una cosa es comprender lo que significa un determinado concepto, otra cosa es dominarlo lo suficiente como para trabajar en él y otra es aplicarlo de forma efectiva y eficaz.

Lo mismo pasa con la innovación en la formación. Es fácil comprender su significado, ya que hay bastantes definiciones conceptuales de innovación en la formación, también denominada innovación educativa e innovación docente.

También existen indicadores que nos pueden ayudar a aplicar la innovación en entornos formativos, realmente los indicadores son una especie de características que debe tener la innovación formativa para ser considerada como tal; si un proceso de innovación formativa se basa en esos indicadores, significa que la estamos aplicando de forma correcta y si no los tiene, significa que o bien no hacemos innovación o bien no es aplicable en la formación.

Los resultados son otra cosa; los resultados de cualquier proceso de innovación mejoran el proceso y esto significa que o bien se obtienen los mismos resultados trabajando menos o si se trabaja igual se obtienen mejores resultados; a menudo lo que falla en los procesos de innovación formativa son los resultados, ya que habitualmente se obtienen mejores resultados pero (demasiado a menudo) a costa de trabajar más.

En cualquier caso es importante que a la hora de abordar un proceso de innovación educativa conozca su definición conceptual, sus indicadores y los resultados esperados; a partir de ahí tendrá más posibilidades de ser eficaz. 

Los conceptos.

El concepto de innovación es dinámico, ya que a medida que se producen avances en los procesos formativos, el proceso de innovación cambia, lo que fue innovación hace dos años ahora mismo no lo es, por tanto lo primero que tenemos que tener en cuenta en la definición de innovación es la visión temporal. Esto nos lleva a definir un requerimiento mínimo en la definición de innovación: “Para que un proceso o producto sea considerado como innovación debe ser nuevo (o significativamente mejorado) en el proceso formativo”.

A partir de este requerimiento se pueden utilizar diversas definiciones de innovación educativa. Yo mismo me he atrevido a tratar de definir (de forma poco estructurada, eso sí) el concepto de innovación educativa , pero para mí lo que me ha aportado más claridad en saber qué es el proceso de innovación es el manual de Oslo. Este manual podemos considerarlo como “oficial” en todos los países miembros de la OCDE.

La medición de la innovación.

 Una cosa es entender qué es la innovación formativa y otra medirla. Hay dos tipos de mediciones: “Los insumus” y los “output”.

 Los insumus son indicadores de entrada, dicho de otra forma, los insumus nos permiten conocer si un proceso es de innovación formativa a priori; es decir, antes de aplicarla. Este tipo de indicadores son los  que  se utilizan para “aprobar” un proyecto de innovación educativa. Este tipo de indicadores son los que suelen manejar los evaluadores para valorar cualquier proyecto; evidentemente se deben conocer, ya que son los que nos definen “el buen camino” de cualquier proyecto de innovación. Habitualmente estos indicadores son los que se utilizan para medir el nivel de innovación de una determinada asignatura, curso, titulación e incluso centro formativo. También en este aspecto me he atrevido (reconozco que he sido osado) en tratar de identificar indicadores, lo he realizado a través de un estudio sobre casos prácticos de innovación educativa

 Los output miden el resultado de la innovación; es un sistema que se utiliza muy poco en los procesos de innovación (de cualquier innovación); en el mundo industrial el resultado de la innovación se asocia a un proceso productivo o económico, mientras que en el sector educativo no se sabe muy bien a qué asociarlo; en líneas generales también me he atrevido a escribir un post sobre los resultados de la innovación formativa respecto a las metodologías formativas; es decir, el impacto que debe tener la innovación en las metodologías educativas.

 La innovación formativa debe contemplar las tres visiones: la definición conceptual, los indicadores de entrada y de salida, sólo así tendremos posibilidades de aplicar, exportar e implantar la innovación formativa en los centros.

About these ads

7 comentarios

  1. [...] This post was mentioned on Twitter by Juan José de Haro and Robot de @jjdeharo, Covadonga Ajuria. Covadonga Ajuria said: RT @jjdeharo: INNOVACIÓN EN LA FORMACIÓN http://bit.ly/dCDgAd [...]

  2. Francisco Cisternas |Responder

    Hola, creo que antes que se produzca la innovación educativa es necesario un proceso de reflexión crítica de la labor docente al interior de la unidad educativa, proceso necesariamente colectivo, pero principalmente individual. Darse cuenta de los procesos, tomar conciencia de su estado posibilitará la necesidad del cambio. La innovación es temporal totalmente de acuerdo, ya que repetir lo mismo lleva a paradigmas. Pienso que todo proceso de innovación tiene implícito un proceso de formación permanente y acompañamiento para todos los docentes. La integración de las TIC al currículo son vitales para innovar y responder a las demandas del entorno en esta era de la información y el conocimiento.
    Agradezco tus aportes en este tema, son muy importantes, hay que cambiar, modificarse o perecer.
    Atte.

  3. Soy docente de primaria y debo decir que en ocasiones es muy complicado innovar, sigo en un proceso de investigaciòn por lo tanto cualquier informacion es para mi muy valiosa. Gracias

  4. Ángel, te sigo hace tiempo. Andamos por el mismo camino, aunque algunas veces apuntamos a sitios parecidos pero diferentes.
    Por ejemplo en el tema de la búsqueda de indicadores que permitan innovar con resultados:
    Corrígeme si me equivoco, pero parece ser que los criterios que utilizas para establecer indicadores están relacionados con:
    1. Indicadores que midan lo innovadores que somos.
    2. Indicadores que midan resultados. Y en este aspecto veo un poco más de los mismo (indicadores con metodologías, etc).

    Desde mi punto de vista, los indicadores los debe establecer cada centro educativo en función de sus objetivos prioritarios, esto es: los que parezcan en su Misión y en su Plan de Centro. Estos que tú propones son indicadores que deberían llevar las autoridades educativas, no un centro docente o un departamento didáctico.

    Mis indicadores los clasifico en :

    1. Indicadores Finales.
    2. Indicadores de Proceso.

    Los Indicadores Finales miden la eficacia y eficiencia de la acción innovadora y los clasifico a su vez en :
    1A Indicadores de percepción: Son las opiniones subjetivas de las personas, esto es alumnos, docentes, jefes… e incluso autoridades educativas. Es decir todos los grupos de interés que se hayan definido. Generalmente los obtenemos con encuestas o cuestionarios anónimos.
    1B Indicadores de Resultados: Miden de forma objetiva y cuantificable (cuenta o fórmula) . Para mí son los que realmente miden la mencionada eficacia y eficiencia. Sin embargo la experiencia me ha enseñado que si los primeros no se consiguen, estos últimos no son sostenibles a medio-largo plazo: pensemos en la cada vez más aceptada idea de que los resultados están cada vez más relacionados con la satisfacción y el compromiso de los docentes.

    Los Indicadores de Proceso miden el grado de implantación de la acción innovadora, la simplicidad (Parsimonia), las buenas prácticas y el trabajo en equipo. Son indicadores relacionados con el % de docentes que incorpora la acción, el nº de equipos implicados, el nº de errores en el procedimiento…

    Con este enfoque, la puesta en marcha de un equipo de innovación tiene que tener uno de los siguientes Propósitos:

    1. Implantar en el centro de forma sistemática y generalizada una acción innovadora que consiga asegurar que se consiga un determinado objetivo prioritario. Por ejemplo: En el pasado curso el resultado del informe PISA no ha alcanzado el nivel fijado en los objetivos del Plan de Centro. Hay que hacer algo para que no se vuelva a repetir.

    2. Implantar en el centro de forma sistemática y generalizada una acción innovadora que consiga subir un objetivo a pesar de que supera el mínimo aceptable. Por ejemplo: Llevamos ya tres años en que la nota media de selectividad de nuestros alumnos se mantiene estancada en 6,5. El objetivo fijado en el Plan de Centro es >6. Cumplimos pero queremos llegar al 8. No sabemos como; hay que innovar.

    Para mí, esta innovación corporativa es la que mejores resultados ofrece a medio plazo.

    Consejos:

    1. El equipo de innovación no debería constituirse de motu propio. Debe ser un encargo del equipo directivo para solucionar un problema o mejorar un objetivo. En caso contrario yo lo llamaría equipo de investigación.

    2. El equipo no debe establecer sus indicadores. Deben ser los del centro. Suele ocurrir que al poner en marcha una acción innovadora no mejora el indicador de centro del Encargo, pero mejora otro, también vale. O mejoran dos: miel sobre hojuelas.

    3. Debe hacer un plan de implantación de la acción con un periodo de prueba en un grupo reducido de docentes, haciendo un seguimiento al principio midiendo indicadores de implantación y después midiendo indicadores de resultados y una vez que demuestre su eficacia o eficiencia, sistematizarlo, generalizarlo e incorporarlo al sistema.

    4. No debe implantar, sin hacer un seguimiento, acciones que han demostrado su eficacia en otros centros. Puede que ellos no tengan los mismos problemas u objetivos que nosotros.

    5. Deben “escuchar” la opinión de los docentes en el periodo de prueba y seguimiento. Y digo “escuchar” porque no me valen las opiniones de cafetería o los vocinazos en la sala de profesores: siempre se oye a los mismos. Hay habilitar sistemas anónimos que permitan a todos expresar su opinión libremente.

    6. No ir contracorriente. Si la mayoría de los docentes no están de acuerdo con la implantación de la acción, desecharla. Puede que mejore un aspecto u objetivo, pero a medio plazo, seguro que empeoran otros.

    Bueno, creo que ya es mucho catecismo para el primer post.

    Ánimo innovadores “fracasados” (sin reconocimiento de sueldo, de horas, de voquilla…)

    Antonio Vázquez

  5. hola, antes que nada yo pienso que esto es solo una vasura para que nos sirve esto hee, si todos estamos estudiando

  6. […] Una cosa es comprender lo que significa un determinado concepto, otra cosa es dominarlo lo suficiente como para trabajar en él y otra es aplicarlo de forma efectiva y eficaz. Lo mismo pasa con la i…  […]

  7. hola creo que para aplicar la innovación educativa, se debe primero conocer la misión y visión, un análisis claro de la situación actual de la institucion y los insumos con que cuenta, recursos materiales (tic) y humanos, puntos de partida y objetivos que se quieren lograr. ser objetivos , saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.954 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: