Descubrimiento importante, palabras que tienen un efecto paralizante.

Siesta fuente flickrCCActualizado Marzo 2015

Recuerdan ustedes un anuncio que al decir cualquier palabra que comenzaba por “fle..” todo el que la oía caía en un profundo sueño.

Pues he comprobado que es verdad, que existen palabras que empiezan por “f” con un efecto paralizante.

Después de asistir a debates, conferencias y presentaciones de estudios, me he dado cuenta que hay dos palabras que causan un efecto anestesiante en la audiencia (y creo que también en el que las pronuncia).

   “FINANCIACIÓN y FORMACIÓN”

Es posible que sea una enfermedad llamada “Efecto doble  F” . Analicémosla.

Los síntomas.

Al finalizar la sesión de una charla, y normalmente en el turno de preguntas, alguien dice que es importante pasar a la acción, pero siempre hay alguien que dice: “la acción por supuesto, pero para ello primero hay que tener financiación y es necesario formar a las personas implicadas”. Todos sabemos que financiación no hay, por tanto hay que esperar a tenerla (normalmente la financiación necesaria no es pequeña, y en algunos casos hay que esperar a que se proponga, haya acuerdo parlamentario, se apruebe en el consejo de ministros, se habilite la partida,….). Así mismo, todos sabemos que la formación es un proceso lento (buscar expertos, mejores prácticas, planificar el curso, convocarlo,…).

Después de escuchar la doble F, a la persona interesada (que  no duda ni de las bondades de la innovación educativa ni de la voluntad de nuestros gestores) le entra una especie de letargo mental, ya que esperará a que las dos F dejen de ser un problema.

Si piensan que esto sólo pasa en algún debate o conferencia, echen un vistazo a informes y planes estratégicos; después de muchas conclusiones, encuestas y propuestas de acción, ¿Qué dicen?, pues que hace falta FINANCIACIÓN Y FORMACIÓN.

El diagnóstico.

A mi modo de ver, hay una forma de paliar el efecto adormedera de las dos F, el tratamiento viene de la evolución de la propia sociedad de la información y de la innovación educativa.

La F de Financiación, se puede reducir considerablemente; hace unos años si se deseaba implantar cualquier herramienta informática en la Universidad, había que pagar costosas licencias, comprar equipos informáticos, asignar recursos humanos, realizar los manuales, poner el servicio de mantenimiento, etc. Hoy el software libre, el conocimiento en abierto e Internet permite no depender de todo el proceso citado; por ejemplo si alguien quiere tener un blog, puede tenerlo de forma gratuita, con software libre (lo cual permite no depender de ningún proveedor) y con un excelente servicio de mantenimiento. La gran mayoría de las aplicaciones informáticas aplicables a la formación están en abierto, no dependemos de que nuestra organización nos la suministre. Así pues las usamos directamente o nuestras organizaciones invierten un poquito y nos las suministran (esto último es lo preferible).

La F de Formación. Constantemente hablamos de formación informal, de cómo la innovación educativa puede reducir el esfuerzo, del poder de la cooperación, del conocimiento en abierto, de la implantación del Web 2.0. Bien pues apliquemos estos conceptos, sinceramente creo que atrás han quedado los tiempos en los cuales tenía que esperar a que alguien tuviese a bien formarme.

El remedio.

El remedio es 2.0; es decir, son dos remedios. Por un lado utilizar los múltiples recursos que hay disponibles en internet y por otro la experiencia del profesorado que ya los ha utilizado en sus clases.

 



Categorías:Barreras Innovación, Educación, iniciativas

7 respuestas

  1. Con respecto a la formación, un cursito sobre Web 2.0 necesita unas 4 horas para profes que ya manejan internet y el email (y la Web 2.0 es gratis)… Yo creo que es más cuestión de voluntad.

    Me gusta

  2. Me ha parecido muy graciosa esta entrada así que he querido comentarla. También muchas veces yo me he parado a pensar no ya en las palabras que causan relajación mental, sino en las que quedan más atractivas, combinaciones de pés y de té-erres que hacen que junto a cualquier mensaje por inocuo que sea se acompaña un efecto de potencia, de carácter y de personalidad muy interesante.

    Saludos desde mi blog http://salidasnocturnas.wordpress.com/

    Luis

    Me gusta

  3. Muy interesante profesor Fidalgo y muchas gracias por sus reflexiones. Por otra parte, hay “f” subjetivas que son determinantes: “F”uerza de voluntad para intentar la mejora continua y los cambios más radicales; “F”lexibilidad de horarios para poder aprender y experimentar; “F”acilidades para publicar y compartir las experiencias; “f”e o con”f”ianza de los demás (especialmente algunos pocos alumnos y algunos pocos interpretadores literales de los reglamentos) cuando los profesores quieren hacer algo diferente; indulgencia e incluso apoyo y “f”elicitaciones cuando algo “f”alla, “f”racasa o se “f”rustran las mejores expectativas :-). Y, por supuesto, “f”ormación y “f”inanciación que son los instrumentos objetivos para innovar, maestro “F”idalgo :-).

    Le gusta a 1 persona

  4. Estando de acuerdo en tus dos efes, Ángel, creo que hay también un par de excusas muy socorridas entre algunos docentes que tienen que ver más con la actitud y con la voluntad (como comenta el colega Marcos M. Maruhenda más arriba). Desde mi experiencia, son el “pero” y el “es que”.
    🙂
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Trackbacks

  1. Uso de blogs en la formación « Innovación Educativa
  2. Las dos excusas más utilizadas para no potenciar la innovación educativa | Innovación Educativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: