¿Hay una política de innovación educativa?

mapa CDTI

Las administraciones europeas, estatales, regionales y, en menor medida, locales tienen un discurso coherente sobre innovación: nos dicen que la innovación es el motor de crecimiento de un país, región e incluso organización; que es importante que las organizaciones innoven, que hay riesgo en todo proceso de innovación y por eso nos van a ayudar.

Así pues hay un discurso coherente y por supuesto una financiación importante; por ejemplo, en el 2006 los Ministerios de Industria y Educación (en sólo tres programas de ayudas) han financiado la I+D+i con 1.300 millones de euros. Todas las administraciones que tienen un discurso sobre innovación la financian; por ejemplo, en el 2007 se convocaron 500 programas ayudas a la I+D+i en las que podían participar las empresas españolas (56 de la Unión Europea, 101 Estatales y 343 Autonómicas).

Son tantas las ayudas que hay, que el CDTI ha creado un mapa de ayudas a la I+D+i (cualquiera se puede registrar y ver las ayudas que hay).

En el caso de la innovación industrial está claro que hay políticas que tienen un discurso único, que financian y que promueven la innovación. Todo esto es lógico; si las administraciones creen que es un factor estratégico que las organizaciones innoven deben tener una política de innovación.

Ahora comparemos la situación con la innovación educativa.

Hay discurso común, todas las administraciones nos dicen que tenemos que innovar, que renovar las metodologías hacia paradigmas de aprendizaje, que hay que hacerlo para mejorar la calidad formativa. El discurso está tan consolidado que hasta en nuestros centros educativos se nos dice que innovar es importante y que lo tenemos que hacer el profesorado.

¿Es eso una política de innovación educativa?, bueno pues podríamos decir que sí; pero que para que se parezca un poquito a las políticas sobre innovación le hace falta algunas cosas más como es el apoyo a los que realicen innovación educativa, la financiación a los proyectos, la divulgación de los resultados de la innovación, etc.

Ya sé que comparar y señalar con el dedo no es de buena educación, pero lo cierto es que tenemos donde comparar.

En cualquier caso hay un indicador que nos mostrará si hay o no política educativa: cuando la innovación educativa deje de ser un acto individual y vocacional sabremos que hay una política educativa que funciona.

Anuncios


Categorías:innovación

3 respuestas

  1. Para eso es importante que cada centro universitario defina muy bien un objetivo estratégico claro sobre innovación educativa. Y no basta con proponer y listar objetivos operativos, acciones y criterios de medida, etc, sino se hace camino equiparando este eje estratégico con respecto a otros de igual nivel o envergadura en cualquier universidad. Así que, percibo mucha palabrería, pero … Por ejemplo, no entiendo como en mi propia universidad, que existe un Vicerrectorado de Tecnología e Innovación Educativa, no existe un secretariado de innovación educativa, aunque sí que exista uno sobre innovación tecnológica. ¿Es justamente lo mismo? Pues, por lo que conozco en mi entorno … Así que creo que en muchos centros universitarios habría que hacer algo más mirarse al ombligo …

    Me gusta

  2. Estoy totalmente de acuerdo, no se premia la excelencia, máximo con un cargo apartando al docente del aula. Se debería incentivar económicamente la innovación con ayudas para experimentar y crear recursos y métodos útiles

    Me gusta

  3. Very good blog you have here!

    Congratulations!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: