TRABAJO INVISIBLE

La “Teacher of the Year Foundation“ entrega el premio al mejor profesor del año (aunque a Bart le resulte extraño que se entreguen premios por enseñar). En el año 2003 la señorita Edna Krabappel fue nominada  a tan preciado galardón.

Los nominados, todos ellos profesores por supuesto, tienen una cara como la que tenemos al final del curso; pero cuando les comunican que el premio consiste en entregarles suficiente dinero para, específicamente, dejar de dar clase, todos ellos se ponen a bailar.

Casi 10 años después de la emisión de ese episodio de los Simpsons,  en España se ha hecho algo parecido. A los mejores profesores se les premia con dar menos clases y al resto de ellos, además de ponerles la etiqueta de “profesor con demasiado tiempo libre”, se les castiga con dar más clases. Para merecer este tan preciado galardón (llamado sexenio de investigación) debes publicar, y si no lo tienes,  te castigan.

Si  el objetivo de la ley, es que se aumenten el número de publicaciones científicas en revistas de impacto y que el profesorado deje de hacer otro tipo de tareas; en ese caso, es una ley brillante que supera a las anteriores (antes se premiaba a los que tenían el galardón, pero no se castigaba a los que no lo tenían). Permítanme demostrar estas afirmaciones.

Las tareas principales del profesorado, además de dar clases son:

  • Investigación que genere publicaciones científicas.
  • Investigación aplicada  que genere recursos económicos y humanos para la universidad (convenios y proyectos principalmente con el sector productivo)
  • Publicación social (web 2.0)
  • Mejora del proceso de formación (innovación educativa, mejora calidad, atención al alumnado,…)
  • Gestión académica (cargos, comisiones,…..)

Si Ud. se dedica a realizar proyectos con empresas  y otros organismos, para generar recursos directamente a la sociedad, contratar personal (habitualmente alumnos y recién titulados), darles formación muy cercana a la demandada por el sector productivo y a generar recursos económicos para la universidad;  en este caso, querido profesorado,  no dedicará tiempo a publicar y por tanto, se le castigará con el aumento del número de clases, ya que todo ese trabajo es TRABAJO INVISIBLE.

Si se dedica a publicar o generar recursos en la web 2.0 y lo que hace es útil para la sociedad (se reconoce por número de visitas, mensajes indicando que les ha sido útil, repercusión, enlaces a otros medios sociales, lugares que ocupa al hacer una búsqueda por internet,….);  en este caso, querido profesorado, no dedicará tiempo a publicar y por tanto, se le castigará con el aumento del número de clases, ya que todo ese trabajo es TRABAJO INVISIBLE.

Si Ud. se dedica a la formación, a formarse en tecnologías, nuevos paradigmas, asiste a congresos sobre innovación educativa, se esfuerza dejándose la piel en innovar, se pasas horas sin dormir pensando cómo conseguir mejorar el aprendizaje de sus alumnos…. en este caso, querido profesorado, no dedicará tiempo a publicar y por tanto, se le castigará con el aumento del número de clases, ya que todo ese trabajo es TRABAJO INVISIBLE.

Si se dedica a la gestión académica, a gestionar una universidad, centro o departamento; a atender a los miembros de la universidad, a organizar y administrar los recursos; en este caso, querido profesorado, no dedicará  tiempo a publicar y  por lo tanto, se le castigará con el aumento del número de clases, ya que todo ese trabajo es TRABAJO INVISIBLE.

Creo que la política actual dará sus frutos, el profesorado publicará en revistas científicas mucho más que antes; sinceramente espero que esta ley dé sus frutos, y que ese aumento de publicaciones resuelvan los problemas que siempre hemos tenido en la universidad.

Desde este blog, felicito sinceramente a las personas que han diseñado esta  estrategia  y estoy seguro de que se publicará más en revistas científicas  y disminuirán el resto de actividades. Reconozco que publicar en revistas científicas de impacto es importante, pero también pienso que es importante dedicar tiempo a la gestión, a mejorar el aprendizaje, a transferir a la sociedad recursos útiles, a publicar en abierto,  a dar trabajo a recién titulados, y como no, a generar recursos económicos para la universidad.

Si usted está en ese grupo de personas un poco imbéciles (o locas, quien sabe) y continua dedicándose a crear riqueza para la sociedad, a innovar, a mejorar el aprendizaje de sus alumnos, a crear recursos útiles compartiéndolos gratuitamente en la web 2.0 o  a gestionar, pues sepa, qué usted no se dedica a la formación… ESTÁ ENAMORADO DE ELLA Y YA SE SABE, POR AMOR SE HACEN LOCURAS.

Anuncios


Categorías:Barreras Innovación, Educación

5 respuestas

  1. Angel, siempre es un placer leerte, pero especialmente hoy tengo que darte las gracias por esta magnífica reflexión, me he reconocido plenamente, soy un loco (aunque me gusta mas enamorado de la educación. Y a veces me da la dentera al pensar en lo mal que he gestionado mi carrera dedicnado tiempo a diseñar e implantar un plan de estudios como vice director de uncentro, a realizar proyecto de mejora educativa para aplicar nuevas formas de docencia a las antiguas asignaturas, a formarme en seminarios y cursos (donde he difrutado aprendiendo!), en fin a todo aquello que no es publicar (aunque también he seguido publicando, aunque no al ritmo necesario…). Gracias de nuevo por la reflexión no me quedo mas contento, pero me siento menos gil…..

    Me gusta

    • Hola Ximo, me alegro de volver a leerte por estos lugares 🙂

      Yo creo que ya no tenemos remedio, nos gusta lo que hacemos y me parece que nos seguirá gustando; pero por lo menos tendremos que luchar por que consideren nuestro trabajo.

      Lo malo de la lucha es que no tenemos herramientas para ello; pero al menos, la voz en la nube, esa no nos la quitan.

      Respecto a la dentera, te voy a contar una historia que me marcó: Al poco tiempo de sacar la plaza, en una charla, dije algo así como que me iba a precupar de la innovación educativa y que eso de publicar me daba igual.

      Al día siguiente vino a verme un señor (a punto de jubilarse) que era decano y tenía todo lo que se podía tener en sexenios, reconocimientos etc.. y me dijo que venía a animarme para que siguiera así, que el había tomado otro camino y que se arrepentía.

      La verdad es que ni recuerdo su nombre, pero eso me marco para toda mi vida.

      Un abrazo

      Un placer leer tus aportaciones

      Me gusta

  2. Excelente Artículo. Felicidades por pensar así de la Educación.

    En el mundo existen algunos docentes que les apasiona lo que hacen, otros que sólo trabajan por un salario. Todos los docentes debemos ser maestros por vocación: “ayudar a que otros toquen sus propias vidas “. seguir el ejemplo de Jesús que hacia el bien sin mirar a quién…. y sin esperar nada a cambio.

    Me gusta

  3. Soy alumno de último curso de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y mientras leía este post me ha venido a la cabeza una ponencia de Juan Miguel Fernández Balboa, profesor de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Autónoma de Madrid, en la que manifiesta un discurso muy parecido al suyo sobre la calidad en la formación del profesorado. Dejo el link: http://www.ub.edu/Vcongresinternacionaleducacionfisica/userfiles/file/MesasRedondas/MR4Balboa.pdf

    Me gusta

Trackbacks

  1. Bloggers-TICs | Pearltrees

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: