Diez segundos y una dirección web bastan para saber si nuestro alumnado ha entendido “la lección”

Fotografía by A. Fidalgo.

Fotografía by A. Fidalgo.

Una forma sencilla de comprobar que un alumno ha entendido la lección consiste en pedirle que busque en internet una dirección web que esté relacionada con un aspecto concreto de la lección y además, indiqué el valor que aporta a la lección.

Dicho de otra forma, se pide que identifique un conocimiento que guarde una estrecha relación con un concepto, recurso, fragmento de texto e incluso con una frase que se haya empleado en la lección. Además de su relación, debe explicar qué utilidad aporta a la lección teniendo en cuenta el objetivo final de la misma.

El símil que podríamos utilizar es el de un esqueleto (la lección) donde se deben ir añadiendo órganos y músculos (las direcciones web). Cada músculo, cada órgano, debe estar en su sitio y aporta una función al cuerpo. Evidentemente para saber dónde debe colocarse cada músculo u órgano, así como su función y la forma de interacción entre ellos, se debe haber comprendido:

  • Qué es un cuerpo (el objetivo de la lección)
  • La naturaleza del esqueleto y su relación con el cuerpo (la lección)
  • El lugar donde debe ir; por ejemplo, un músculo (relación con el esqueleto, es decir, con la lección)
  • La función del músculo (debe entender la relación del músculo con el esqueleto y con el cuerpo, es decir, la relación con la lección y con el objetivo de la lección)

Si la web identificada por un alumno aporta algo útil a la lección (construye el cuerpo) entonces sabremos que ha entendido la lección y si no aporta utilidad entonces no la habrá entendido.

Los errores más habituales suelen ser: web muy genérica, web con un nivel que no se corresponde con la asignatura o web que dice lo mismo que la lección (lo que no aporta valor).

Usted tardará unos segundos en comprobar si la web es útil o no y de esa forma, rápida  y sencilla podrá comprobar si los alumnos han entendido la lección. Pero además puede organizar las webs útiles que aporta su alumnado y utilizarlas como recurso didáctico.

Todo esto que les cuento está relacionado con la gestión del conocimiento. Se dice que el conocimiento explícito externo (por ejemplo, una dirección web) es conocimiento si está relacionado con el interno; es decir, si aporta valor al conocimiento que ya tiene usted. Así pues, usted no será capaz de identificar conocimiento explícito externo si no tiene un conocimiento previo con el que integrarlo. Análogamente, si el alumno no ha entendido la lección (no posee conocimientos) entonces no será capaz de encontrar una web que aporte valor.



Categorías:Actividades e-learning, Web 2.0.

2 respuestas

Trackbacks

  1. Teacher's tool | Pearltrees
  2. Diez segundos y una dirección web bastan...

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: