Formar, realizar y juzgar

RFJ

No hace mucho tiempo, una alumna me decía que ella no quería hacer trabajo en equipo, que no servía para nada, ya que todo el trabajo lo hacían unos cuantos y el resto no hacía nada. Continuó explicándome que ella siempre quería buena nota y que otros miembros del equipo se aprovechaban de esa circunstancia para trabajar menos. El resto de personas que estaban con ella asentían con la cabeza.

A esa alumna y al resto de alumnos de mi asignatura (unos 400) les pedimos que rellenaran una encuesta para conocer la formación sobre trabajo en equipo que habían recibido previamente. Los resultados no fueron malos, todos los alumnos tenían la percepción de que habían recibido formación suficiente para realizar el trabajo en equipo.

En esa misma encuesta tratamos de indagar sobre el proceso de realización del trabajo en equipo que habían seguido en clase. De forma mayoritaria se podía observar que no habían utilizado los procesos habituales del trabajo en equipo y que cuando los utilizaban, el profesor no se los evaluaba. Además la evaluación del trabajo en equipo se realizaba una vez finalizado el trabajo, lo que sirve para valorar el resultado del trabajo en equipo pero no para formar en la competencia de trabajo en equipo (ver trabajo en equipo caja negra vs caja blanca)

Claramente había una gran diferencia entre la formación recibida y la realización del trabajo en equipo. Para formar en esa competencia se debería realizar un seguimiento del propio desarrollo del trabajo en equipo para, de esta forma, detectar a los jetas , por ejemplo, y tomar las decisiones oportunas.

El alumnado asocia el concepto a la realización no a la formación. Es decir, pueden entender la teoría pero la conclusión que obtengan del trabajo en equipo proviene de la forma de realizarlo. Esto le hará tener una opinión sobre el trabajo en equipo en base a la experiencia vivida.

Todo eso es aplicable a cualquier competencia. Podrá dar una formación adecuada, pero si la realización no es la correcta (o simplemente no se realiza) nuestro alumnado no habrá adquirido la competencia, lo que tendrá una opinión errónea sobre la misma.

Debemos tener en cuenta que la percepción que tenga nuestro alumnado de las competencias que tratamos de enseñar va a depender más de la práctica que de la teoría, es decir, más de la realización que de la formación. El aprendizaje es formar, es realizar y es conseguir que el alumnado tenga una percepción correcta de una determinada competencia. Cuidemos la realización como solemos cuidar la formación.



Categorías:Conceptos, metodologías educativas

2 respuestas

  1. Reblogueó esto en Il Blog di Tino Soudaz 2.0 ( un pochino)y comentado:
    Formare, Realizzare e Giocare

    Me gusta

Trackbacks

  1. Formar, realizar y juzgar | aal66 | Scoop.it

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: