3 ejemplos y contraejemplos que nos ayudaran a entender qué es la innovación educativa.

innovación educativa

Fotografía by A. Fidalgo

Podríamos definir la innovación educativa de forma genérica como un cambio que produce mejora del aprendizaje. Esto es cierto, pero no todos los cambios producen mejora, tienen un coste asumible, e incluso, hay cambios que ni tan siquiera son innovación educativa.

Una forma de entender qué es la innovación educativa es a través de ejemplos. Pondré tres ejemplos que suelen abarcar los distintos procesos de innovación educativa.

Incorporar nuevas actividades al proceso de formación/aprendizaje. Por ejemplo, nuestro alumnado no suelta el móvil ni para ducharse. Una posible innovación sería introducir el móvil en el proceso de formación, dicho de otra forma, usar el móvil en actividades académicas de forma similar a como lo utilizan para su ocio. Esta línea trata de incorporar al ámbito del aprendizaje, actividades que se han implantado en contextos diferentes al educativo.

Conseguir realizar procesos que sabemos que funcionan pero que actualmente no se utilizan por distintos impedimentos. Por ejemplo, todos sabemos que si un mismo profesor imparte clase a 2 alumnos, éstos tendrán un mejor aprendizaje que si ese mismo profesor imparte la clase a 30 alumnos. El caso de la situación académica actual (unos 70 alumnos por clase en la universidad) lo imposibilita. Sin embargo, imagínense que cada alumno dispone de un ordenador que le va realizando preguntas, y en función de su respuesta recomienda unas u otras actividades (esta tarea estaría supervisada por el profesorado). Esta línea trata de incorporar tecnologías y metodologías que reduzcan los impedimentos para realizar ciertos procesos formativos.

Mejorar actividades formativas clásicas. Por ejemplo, una lección magistral de una hora es muy difícil de seguir; el alumnado suele desconectar pasados unos 20 minutos (a no ser que sea un brillante orador/a). En este caso, la innovación educativa trataría de incorporar metodologías para que el alumnado estuviese “conectado” durante toda la sesión. Esta línea trata de hacer los procesos educativos clásicos más eficaces.

Las innovaciones educativas mejoran el resultado de aprendizaje (que suele estar unido a la mejora de las notas).

Pero también, vamos a poner algún ejemplo de lo que no es innovación educativa.

En un aula de 70 alumnos poner 10 profesores. Esto es aumentar los recursos pero no es innovación. Incrementar los recursos es deseable (en la educación y en cualquier otro contexto) pero no supone ninguna innovación, basta con tener presupuesto económico para conseguirlo.

Hacer trabajar más al alumnado. Muchos cambios se basan en poner más actividades al alumnado (a menudo sin tener en cuenta que los alumnos tienen más asignaturas y derecho a (un) tiempo libre). Poner más tareas y actividades no es innovación educativa. Es sencillamente trabajar más.

Renovarse. Renovar contenidos, tecnologías e incluso metodologías no es ninguna innovación. Hay recursos que se sabe que si se incorporan al proceso formativo éste mejora. Por ejemplo: un profesor que decide poner una diapositiva en sus clases teóricas no innova (aunque para ese profesor suponga un cambio que produce mejora). Todas las profesiones deben modernizar las tecnologías que utilizan. ¿Se imaginan un dentista que no hubiese actualizado su tecnología desde hace 20 años? Deben renovarse.

Podríamos modificar un poquito la definición inicial de innovación educativa de esta forma:

Innovación educativa es un cambio que produce mejora en el aprendizaje. Ese cambio debe conseguir o aumentar los resultados de aprendizaje (empleando el mismo esfuerzo que antes de introducir la innovación) o mantener los resultados de aprendizaje (pero con menos esfuerzo que antes de introducir la innovación).



Categorías:Conceptos, innovación

23 respuestas

  1. Muy interesante la reflexión que me lleva a hacerte el siguiente comentario.
    Parece que dices que innovación educativa es toda mejora en los procesos que produzca más aprendizaje o consuma menos recursos (personas, tiempo, dinero).
    Estoy de acuerdo.
    Pero el “resultado del aprendizaje” son las diferentes reacciones del alumnado ante las mismas propuestas del profesor. Y éstas están condicionadas por diferente situaciones de partida, diferentes capacidades de prestar atención, diferentes situaciones emocionales, etc.
    Si esto es así para calcular lo “producido” como resultado de aprendizaje y valorar si hay innovación educativa ¿habría que establecer medias con los resultados individuales (notas) del aprendizaje? ¿habría innovación para unos alumnos (aprobados) y no la habría para otros (suspensos)? Es decir ¿la innovación depende del alumno o del profesor?

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Fernando,
      Habitualmente para valorar el impacto de la innovación se suele utilizar el método cuasi-experimental; es decir, establecer un grupo experimental (donde se aplica la innovación) y un grupo de control (donde se imparte sin innovación). Además se cuida de que las condiciones sean las mismas para los dos grupos (temario, profesorado, horas, perfil alumnado, etc). Comparando los dos grupos es como sabes si hay impacto en la innovación.

      Se dice que hay un porcentaje de alumnado que independientemente del método utilizado va a suspender y otro porcentaje a aprobar. Se trata de ver si se consigue mejorar esos porcentajes. Los resultados suelen ser que hay menos suspensos y mejores notas.

      Para los alumnos que no aprueban hay innovación también, pero si no funciona hay que estudiar las causas y tratar de mejorar.
      Muchas gracias por tu comentario –reflexión, es de los que invitan a pensar

      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

      • Buenas tardes Profesor.

        En primer lugar darle la enhorabuena por toda la red educativa que tiene ganas de implicarse que ha puesto en contacto y que aprendemos gracias a post como este y MOODS.

        Me surge una duda que, quizá, es más a nivel de nomenclatura que otro aspecto, pero me gustaría que me ayudase en la medida de lo posible.

        Me encargo de coordinar la innovación educativa en el centro educativo (infantil, primaria y secundaria) en el que trabajo. Es algo que me apasiona, aunque reconozco que lleva un tiempo de adaptación y trabajo extra considerables.

        Cuando compañeros del colegio se van “subiendo al carro” de cambiar un poco la forma de enseñanza siempre me comentan la misma pregunta: “¿qué es un proyecto? ¿Qué diferencia hay entre hacer un proyecto o PBL y hacer una unidad didáctica en sí?”
        A menudo suelo responder que lo importante, más que los nombres es que introduzcan mejoras con situaciones más acercadas a la realidad del alumnado y a sus intereses.

        Muchas gracias por su atención.

        Me gusta

  2. Hola Ángel!

    Muy acertada tu reflexión pero hay una parte de la definición que no acabo de ver clara.

    Indicas en la nueva definición “Ese cambio debe conseguir o aumentar los resultados de aprendizaje (empleando el mismo esfuerzo que antes de introducir la innovación)”. Pongamos por ejemplo que yo soy profesora desde hace unos cuantos años y, principalmente mi metodología es transmisiva-expositiva (clase magistral), si yo ahora opto por introducir, por poner un ejemplo, el aprendizaje basado en proyectos esto me supondrá a mi un sobre-esfuerzo, no sólo por tener que cambiar, actualizar e incluso buscar nuevo material didáctico para poder enfocar mis clases ante la nuevo metodología, sino que también me supondrá a mi un esfuerzo de cambio en mi forma de dar clases.

    Personalmente creo que cualquier cambio de proceso de innovación educativa deberá tener un esfuerzo inicial derivado del cambio (tanto a nivel material, como temporal como personal) y que, es precisamente este esfuerzo inicial, el que debemos superar para poder seguir adelante con el proceso de innovación.

    ¿Qué te parece mi reflexión? Si he malinterpretado algo de tu post, sólo tienes que decírmelo! 😀

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola Ángel,
    Bien como reflexión. Aunque una lectura rápida, a uno le da por: “quedémonos como estamos no la vaiamos a liar más de lo que está… 🙂 Aunque tampoco hay que apuntarse a lo que venga, y como sea, por la moda de “roca innovar”…
    Pero bien, el echo que me hayas provocado interrogantes ya es bueno! A mí lo que me sigue costando mucho, es eso de medir, así en general, “la mejora del aprendizaje”…
    Saludos! Y gracias por tus escritos!
    Manel 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Manel,
      En la respuesta a Fernando he comentado como se suele medir el impacto del aprendizaje. Evidentemente, hay profesorado que se apunta a innovar por eso de que queda bien, y en muchos casos es más buena voluntad que innovación eficaz.
      Por eso cobra importancia que haya una buena divulgación de la innovación educativa y formación de cómo desarrollarla y aplicarla.

      También es verdad, como comentaba Ana, que el esfuerzo que supone desarrollar la innovación (sin saber si va a funcionar o no) tira bastante “para atrás” y eso causa que mucho profesorado quiera quedarse como está. Además, como ese esfuerzo no se suele reconocer por las autoridades académicas refuerza más la idea de “quedarnos como estamos”

      Un saludo y gracias por tu participación.

      Le gusta a 1 persona

  4. hola ángel me gusto tu repuesta necesito saber como sera los cambios de la educación y la tecnologia aplicando como rol de docente a corto,mediano y largo plazo

    Me gusta

  5. Hay algo que me gustaría añadir a estos comentarios y es la organización del tiempo. Esta innovación debería conseguir mantener o mejorar los resultados de aprendizaje en menos tiempo para que se tenga la posibilidad de reducir las cargas de tareas fuera del horario de clases y se utilice ese tiempo restante en realizar estas actividades en clase. Saludos.

    Me gusta

  6. Estimado tutor:

    Me gustaría que fuese más explícito en el tipo de metodologías a utilizar para que el alumno esté siempre conectado en la clase me refiero al siguiente párrafo:

    “Mejorar actividades formativas clásicas. Por ejemplo, una lección magistral de una hora es muy difícil de seguir; el alumnado suele desconectar pasados unos 20 minutos (a no ser que sea un brillante orador/a). En este caso, la innovación educativa trataría de incorporar metodologías para que el alumnado estuviese “conectado” durante toda la sesión. Esta línea trata de hacer los procesos educativos clásicos más eficaces”.

    Me gusta

  7. Mario Cantillano RAAS
    Hola colegas, solo quiero preguntarles: ¿Para hacer innovación Educativa siempre se debe contar con medios tecnológicos o con el uso de la Tecnología?

    Me gusta

Trackbacks

  1. ¿Qué es innovación educativa? | Innovación Educativa
  2. 3 ejemplos y contraejemplos que nos ayudaran a ...
  3. 3 ejemplos y contraejemplos que nos ayudaran a ...
  4. 3 ejemplos y contraejemplos que nos ayudaran a ...
  5. 3 ejemplos y contraejemplos que nos ayudaran a ...
  6. 3 ejemplos y contraejemplos que nos ayudaran a ...
  7. 3 ejemplos y contraejemplos que nos ayudaran a ...
  8. ¿Qué tres elementos le ayudarán a realizar innovación educativa? | Innovación Educativa
  9. ¿Qué tres elementos le ayudarán a realizar innovación educativa? | Noticias del macrocontexto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: