¿Cómo saber si una experiencia de innovación educativa es realmente innovación educativa?

Reflejos. Fotografía by A. Fidalgo.

Para que una experiencia de cambio educativo se pueda considerar como innovación educativa tienen que ocurrir dos cosas:

1-Que cumpla la definición de innovación educativa:

“La innovación educativa es la aplicación de una idea que produce cambio planificado en procesos, servicios o productos que generan mejora en los objetivos formativos” (*)

2-Que tenga una serie de características:

  • Originalidad.
  • Eficacia.
  • Eficiencia.
  • Transferibilidad.
  • Sostenibilidad.

Cualquier experimento docente realiza cambios y suele suponer una mejora en los objetivos formativos, por tanto se cumple la definición. Si nos quedamos en este paso, todas las experiencias serían innovación educativa. Por ejemplo, imagínese que un profesor siempre ha dado sus clases magistrales con una tiza y pizarra, de repente descubre que se pueden hacer presentaciones en el aula con el ordenador ¿estaría innovando?

Realmente cumpliría con la definición de innovación educativa y lo sería si el universo fuese su propia aula, pero en este caso lo que realmente está haciendo este profesor es aplicar una innovación educativa de hace 30 años.

En este caso es muy fácil  observar que no cumple la característica “originalidad”. Sin embargo, no siempre es tan sencillo. Por tanto, para que una experiencia se pueda considerar de innovación educativa, se debe comprobar que satisface los siguientes principios:

  • Originalidad. Se debe tener en cuenta experiencias previas que se hayan realizado en el campo de la formación. La originalidad no suele venir dada por la tecnología aplicada, sino por la forma de utilizar esa tecnología para mejorar las metodologías.
  • Eficacia. Debe cumplir los objetivos para los que fue diseñada la innovación, y además, demostrar que se cumplen (habitualmente utilizando el método científico).
  • Eficiencia. El coste/esfuerzo de aplicar la innovación educativa nunca debe ser superior al coste/esfuerzo realizado antes de aplicarla.
  • Transferibilidad. Se debe poder utilizar en otras asignaturas.
  • Sostenibilidad. Una vez desarrollada la innovación educativa su aplicación no requiere nuevos desarrollos. Por ejemplo, muchas experiencias de innovación educativa se realizan porque hay financiación y una vez finalizada ésta continúan requiriendo aportes económicos. En este caso la innovación no sería sostenible.

(*) Sein-Echaluce, M.L, Fidalgo-Blanco, A y Alves, G (2016). Technology behaviors in education innovation. Computers in Human Behavior, In press. http://dx.doi.org/10.1016/j.chb.2016.11.049

Anuncios


Categorías:Conceptos

5 respuestas

  1. ¿Es necesario restringir el concepto? Creo que un profesor, educador, alumno o persona en general puede, y quizá debe, innovar aunque no se cumpla alguno o ninguno de esos requisitos que impone esa definición.
    De hecho, la mayoría de las innovaciones reales se han producido de forma embrionaria en entornos no planificados, precisamente yendo a contracorriente de los procesos convencionales (que en su día nacieron como innovaciones, pero que perdieron dicho carácter precisamente al procedimentarlos) y sin que necesariamente tengan que generar servicios o productos.
    No sé si la creatividad planificada es realmente creatividad o un sucedáneo.
    Saludos cordiales.
    JF

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola JF,

    La “idea” que es la chispa de la planificación, efectivamente, no suele surgir de procesos planificados. Además estas “chispas” suelen generalas el profesorado inconformista, emprendedor y vocacional.
    Por supuesto, que se puede innovar sin que se cumplan todas las características, pero a mi modo de ver es mejor hacerlo de forma científica ya que esto mejora la innovación y sobre todo, lo que es más importante, permite compartirla.

    Por ejemplo, si no tiene transferibilidad, la innovación se quedará en la asignatura donde se creó y desaparecerá cuando el profesor deje de utilizarla. Sin embargo, si es una buena innovación debe poder compartirse y utilizarse en otras asignaturas.
    Un saludo y gracias por la aportación.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Ángel:
      Completamente de acuerdo; ambas cosas, “chispa” y transferencia son necesarias. La una sin la otra, poco tienen que hacer.
      Mi inquietud viene de haber observado la implantación “desde arriba” de proyectos que no han resistido el contacto con la realidad.
      Ahora bien, si se respeta la naturaleza de las cosas es estupendo, y necesario, que la semilla se convierta en cosecha.
      Saludos,
      @JFCalderero

      Me gusta

Trackbacks

  1. ¿Cómo saber si tu experiencia es innovación educativa? « SMART SCHOOL 3.0.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: