La tiránica jerarquía del conocimiento.

Las nuevas necesidades de la sociedad industrializada obligaron  a romper con el paradigma “maestro-aprendiz”. Se requería una formación más rápida, que llegará a más personas y más económica. Se creó el modelo que actualmente conocemos, el cual se estructura a través de un conocimiento jerarquizado.

  • En lo alto de la pirámide estaba la identificación de las nuevas profesiones; es decir, las funcionalidades que debía cumplir una persona para desempeñar una determinada labor.
  • En el segundo nivel los gobiernos y autoridades académicas identificaban el conocimiento necesario (a través de programas e itinerarios) que se debían impartir para acreditar a los nuevos profesionales.
  • En el último nivel está el profesorado que debe seguir el programa. Se le dice qué conocimiento tiene que transmitir y se le deja libertad en la forma de transferirlo; es decir, al docente le indican “el qué”, pero decide “el cómo”.

Hay pues una estructura de conocimiento totalmente jerarquizada, necesaria para “formar en cadena”, que se ha mantenido hasta nuestros días.  Hasta hace unas décadas se podía mantener esa estructura, ya que los conocimientos tardaban en evolucionar y las competencias de una determinada profesión perduraban  en el tiempo. Se podría decir que cuando una persona comenzaba la universidad sabía perfectamente en qué iba a trabajar y cuales iban a ser sus obligaciones.

Sin embargo, una de las consecuencias de la sociedad del conocimiento es la rápida evolución del propio conocimiento, de las competencias, habilidades y destrezas. Se podría decir que hoy en día una persona que entra en la universidad para hacer una determinada “carrera” no sabe ni en qué va a trabajar, ni  cuales van a ser sus funciones.

Por otra parte, el conocimiento actual,  en  cualquier área y actividad, se crea, organiza, distribuye, aplica y modifica en red. No existe ninguna jerarquía, sino  una red que cada vez crece más en volumen, complejidad y aplicabilidad.

En este contexto: ¿tiene sentido continuar con la jerarquía del conocimiento? Podríamos entrar en debates sobre cómo cambiar la pirámide, de la falta de visión “de los de arriba” y mientras tanto no hacer nada… ¿para qué?, ¿qué podemos hacer?…

Bien, pues el profesorado puede eludir la jerarquía, no de los niveles superiores, pero sí en su nivel. Trabajemos con el conocimiento en red. El conectivismo, la inteligencia colectiva, el trabajo cooperativo y el aprendizaje entre iguales son algunos de los métodos que nos van a permitir romper con una estructura válida hasta hace un siglo, pero obsoleta hoy en día.

Anuncios


Categorías:Cooperación

4 respuestas

  1. Hola Angel! Muy de acuerdo con este post. Tu blog es muy interesante. Dejo aquí acceso al nuestro por si tus lectores buscaran contenido relacionado al sector educativo, además de con los problemas que planteas en esta entrada: https://www.mytriapp.com/blog/es/ Un abrazo!!

    Me gusta

Trackbacks

  1. La tiránica jerarquía del conocimiento. — Innovación Educativa, por Ángel Fidalgo « Sociología en la Red de la UNJFSC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: