El video en Flip Teaching. Expectativa versus Realidad.

No hay curso, artículo, post,  taller o ejemplo sobre Flip Teaching que no tenga al video como parte estrella de su programa. Sin embargo, cuando se profundiza en la lectura, o al cabo de un tiempo, si se trata de un video, nos suelen decir que realmente el video no es lo importante, incluso que una experiencia “Flip” puede no tener ningún video. Entonces ¿es o no es importante la utilización del video?, ¿cuánto hay de expectativa y realidad en la utilización del video?

Expectativas. Estas provienen de lo que usted haya leído, escuchado, visto, e incluso olido, contenidos sobre Flip Teaching.

Realidades. Para darnos un baño de realidad basta con entender que el video no es más que un recurso  didáctico destinado a que el alumnado realice una actividad de conocimiento previa a la asistencia a clase.

Veamos 4 expectativas vs Realidades.

  1. Expectativa: Hago un video y los alumnos prestan atención, e incluso si no lo entienden lo verán varias veces.

Realidad: Si un profesor/a cuando imparte su clase duerme a su alumnado, si graba un video de esa misma clase, su alumnado se dormirá igualmente (bueno mejor, que puede bajar el volumen).  Lo que realmente consigue que se preste más atención es la utilidad de los contenidos, la duración del video, las expectativas que produce y las reflexiones que promueve.

 

  1. Expectativa: El video aumenta la motivación del estudiante.

Realidad: El video no aumenta la motivación (conozco muchos casos en el que un profesor es ameno impartiendo una clase y se convierte en una estatua cuando graba un video). Lo que aumenta la motivación es el conjunto de actividades que conlleva el método “Flip Teaching”: una forma de aprender más práctica y activa.

 

  1. Expectativa: La calidad del video es lo más importante en el método “Flip”.

Realidad: El video no es más que un recurso didáctico y, evidentemente, cuanto más calidad tenga el recurso mejor para el alumnado. Pero eso también ocurre para los apuntes, las diapositivas, los esquemas e incluso la oratoria. Cuanto más tiempo y esfuerzo invierta en los recursos didácticos mejor, pero lo que hay que buscar es una calidad óptima con un esfuerzo óptimo.

 

  1. Expectativa: Se deben dominar técnicas de guionización, grabación, creación, edición, diseño y narrativa para hacer un video. Además debo hacerlo en un servicio especializado y profesional (que para eso mi centro lo ha instalado).

Realidad: No me tengo que convertir ni en guionista, ni en técnic@ de grabación, ni actor, ni expert@ en diseño. El video se suele utilizar porque es la forma más rápida, barata y sencilla de realizar un recurso didáctico (si no lo fuese, debería utilizar otro tipo de recurso). Lo único que necesita es vencer el miedo escénico a verse en un video a través de youtube. Esto se consigue haciendo un par de grabaciones (que luego se borran), a la tercera le saldrá estupendamente.

El video es muy utilizado en Flip Teaching, pero forma parte de un conjunto de recursos y de actividades. Es una pieza más con una serie de características asociadas al método Flip Teaching; dichas características son las que consiguen mantener la atención, la motivación, la reflexión y las acciones.

Nota: el video pertenece al MOOC “Flip Teaching: una metodología activa”. Aún te puedes apuntar.

Anuncios


Categorías:Flip Teaching

1 respuesta

  1. Muy buen post 😉 un tema interesante

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: