Innovación Educativa

Problemas “raíz” de la educación

Anuncios

Si queremos exterminar la mala hierba, no nos queda más remedio que cortarla de raíz. Si cortamos una rama, e incluso el tallo, el problema seguirá latente y no tardará mucho en crecer, de nuevo, la mala hierba.

Lo mismo ocurre en la educación, donde hay una serie de problemas raíz y cada raíz da origen a otros problemas (tallos y ramas).

Pero ¿cómo identificamos esos problemas raíz? Con las siguientes indicaciones:

  1. Están presentes en todos los niveles y ámbitos educativos.
  2. Son la materia prima de los problemas educativos. Causan otros problemas.
  3. El origen del problema suele ser el modelo educativo o bien el propio profesorado. No suele ser un problema achacable directamente al alumnado.

Vamos a poner un sencillo ejemplo, con el problema de la “desmotivación” del alumnado. Este problema es común a cualquier nivel educativo, por tanto cumple el paso 1. Para saber si es materia prima debemos comprobar si algún otro problema puede causarlo. En este caso la desmotivación puede deberse a múltiples causas, por ejemplo la falta de conocimientos previos (si  un alumno no entiende lo que dice el profesor se desmotivará muy rápidamente).  Por tanto, la desmotivación es un problema habitual pero no es raíz.

Otro problema común es la “actitud pasiva” de nuestro alumnado. En muchas ocasiones y, sobre todo, durante las lecciones magistrales, están como estatuas. Aunque sabemos que mentalmente están vivos porque algunos toman apuntes. Se cumple el paso 1 ya que es un problema general. Además cumple el paso 2 ya que la actitud pasiva del alumnado suele crear otros problemas como es la desmotivación, principalmente, en sesiones teóricas. Además, el problema no suele ser del alumnado, se debe al modelo educativo (a veces excesivamente centrado en el docente) y al profesorado que no suele aplicar metodologías activas para crear el hábito activo. Así pues, la actitud pasiva del alumnado es un problema raíz.

¿Cómo solucionar los problemas raíz?

Pues  para este caso, o bien esperamos a que el modelo educativo cambie, consiguiendo que nuestro alumnado tenga hábitos activos en el aula (dicho de otra forma, que los cambios en el modelo educativo no se queden en el “papel”), o bien aplicamos un método activo para que el alumnado adquiera el hábito activo basándonos en una experiencia de innovación educativa.

Desde hace varios años algunos grupos, de investigación e innovación de varias universidades, estamos trabajando para aportar un método para aplicar la innovación educativa en la resolución de problemas raíz. Este método se denomina MAIN (Method for Applying Innovation in educatioN). En posteriores “post” iré informando de dicho método.

Anuncios

Anuncios