La jubilación del profesorado: un paso atrás en el progreso de la educación

jubilación 2

Fotografía by A. Fidalgo

Algunas personas que están cerca de la edad de jubilación presentan dos comportamientos opuestos. Unas se comportan como “prejubiladas”, perdiendo el interés por sus actividades cotidianas y pensando casi exclusivamente en lo poco que les queda para “ser felices”, para abandonar el “infierno donde trabajan”. Otras personas parece que desean estirar el tiempo que les queda, como si quisieran dejar algún legado en la organización donde han pasado, en muchos casos, casi toda su vida trabajando.

Pero lo que verdaderamente importa es como se comporta el contexto de la persona que se va a jubilar. No me refiero a que se le haga una pequeña fiesta de despedida o se le regale un reloj con una tarjeta firmada por el resto de sus compañeros. Me refiero a cómo vemos la jubilación de nuestr@s compañer@s: como un conocimiento que se perderá o como un despacho que quedará libre para ocuparlo.

El profesorado trabaja con conocimiento y trata de que el alumnado lo adquiera a través del aprendizaje. Un profesor o profesora que se jubila es una importante pérdida de conocimiento que ya nunca volverá a recuperarse. Por ello, se debería intentar que esa experiencia y conocimiento quedase en el centro donde trabaja y que fuese accesible para toda la comunidad educativa.

Sería interesante disponer de un protocolo donde, por ejemplo, profesorado recién llegado tuviese una etapa de interacción con profesorado veterano a punto de jubilarse y que,  además, se tratara de recuperar y compartir lo máximo de esa experiencia.  Sería una especie de “e-mentoría de la experiencia”.

No estaría nada mal que las universidades y demás centros formativos tuviesen un servicio para que, de forma voluntaria, el profesorado cercano a la jubilación pudiese explicitar y divulgar su experiencia y conocimiento.

 En la canción de Avicci “Make Me Up” dice “Despiértame cuando todo haya terminado, cuando sea mayor y más sabio” (si lo prefieren hay una excelente versión latina). Literalmente es lo que debemos hacer, cuando el profesorado sea mayor y más sabio tenemos que despertar su ilusión por compartir, por dejar su huella para siempre. Eso sí que sería una fiesta de jubilación y un reconocimiento a su labor.

Anuncios


Categorías:Educación, Profesorado

26 respuestas

  1. MUY CIERTAS AL MENOS APROVECHAR A LOS JUBILADOS AUN JOVEN CON INTELIGENCIA QUE REALMENTE MERECE

    Le gusta a 1 persona

  2. Que hermosa reflexión, me dieron ganas de llorar soy docente jubilada.

    Le gusta a 1 persona

  3. Muy cierto, me identifico con lo primero que dice los profe pre-jubilados.. el sistema terminó por aburrirme… después de 28 de servicio todo sigue igual… para el sistema el profe que esta a pocos años de jubilarse es un cacho (molestia) pues su salud se ve deteriorada y siguen pensando que este profesional está recién egresado y, por lo tanto, no debería hacer uso de licencias médicas… ¡Habrá alguien o alguna entidad que haya hecho un estudio serio sobre qué pasa con los profes que se jubilan como: ¿se enfermaron antes o después de jubilarse? ¿sufrió de alguna enfermedad profesional antes o después de retirarse? ¿cuenta con un sistema de salud que lo apoye estando en servicio o jubilado? ¿Cuántos años logra vivir después de jubilarse? Veo como muchos de mis colegas que ya jubilaron batallan con enfermedades mentales y/o físicas

    Le gusta a 1 persona

    • En algunos casos eso es cierto. CUando se está próxima a la jubiliación hay personas que piensan que ya son inservibles. Pero yo creo que es todo lo contrario. SI en los últimos años antes de la jubilación la organización te pide que eres imporante para ella y que le gustaría que dejaras parte tu experiencia pienso que ayudaría a que mucho profesorado no se jubiliara con la sensación que, a pesar de sus esfuerzos, el resultado ha sido inútil, que no ha cambiado nada.

      Me gusta

    • Disculpa pero no todo sigue igual, está peor!!! Cada vez peor, retrocedemos en vez de avanzar, y es todo, lmel sistema educativo, autoridades, sindicatos padres de familia, alumnos y hasta nosotros mismos, y sí, eso hace que uno se enfade. Saludos!!!

      Me gusta

  4. El talento humano siempre debe ser valorado y mas cuando deja tanta enseñanza

    Le gusta a 1 persona

  5. El talento humano siempre debe ser valorado y mas cuando deja tanta enseñanza y se tienen tantos conocimientos que compartir

    Le gusta a 1 persona

  6. Los políticos están acabando con el sistema educativo, son ellos los que reforman leyes que no dan resultados positivos para beneficio de la sociedad, solo a ellos les son convenientes. Han hecho con las reformas “sus negocios” para toda su descendencia, han creado partidos políticos familiares y son los políticos los que aprueban con artimañas toda esta corrupción. El país se encuentra en crisis por culpa de todos ellos, engañan, manipulan, tranzan, roban, matan, sobornan, y quitan los sueños a los que desean una vida mejor. Pero, en parte , la sociedad tiene culpa; se venden por una porción de corrupción. Es tiempo de hacer un alto y revertir toda esta situación de corrupción, es la ultima oportunidad……………………..

    Le gusta a 1 persona

    • Eso parece, la verdad es que en España hemos tenido una ley cada dos años (más o menos) y se cambian continuamente. Pero parece que la nueva ley no aprende de la anterior y constantemente se repiten errores y se crean nuevos.

      Me gusta

  7. Sinceramente después de 34 años de experiencia y servir con una devoción infinita, la satisfacción de saber que mi enseñanza tiene grandes frutos en cada uno de mis alumnos, el tiempo transcurrió de forma rápida y el momento de retirar
    se llegó y ya no hay vuelta atrás! Es muy cierto que cada docente que se jubila nos llevamos una gran experiencia que debemos compartir con las nuevas generaciones de docentes!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Minerva, mucas veces se sirve con devoción infinita, pero parece que esa devoción la organización la olvida y los compañeros, desgraciadamente, también.

      Me gusta

      • que bueno que se ponga esta temática en el tapete. Ejercí la docencia en profesorados por más de 20 años. Me jubilé , creo que justo en el momento donde más podía aportar. Sería deseable que no se descartara toda la experiencia. Poder seguir siendo formar de formadores. En Argentina a nivel terciario es todo o nada , qué pena! tantos años
        de formación y vivencias que no puedan capitalizarse.

        Me gusta

  8. El MAESTRO deja huella en el alumno para siempre y la experiencia y los años tienen un peso muy grande que se debería de aprovechar y así hacer de ellos momentos significativos camino a su jubilación.

    Le gusta a 1 persona

  9. Totalmente de acuerdo, la voluntariedad y el aprovechamiento de la experiencia creo que forman el núcleo fundamental de una sociedad democrática madura.

    Le gusta a 1 persona

  10. La propuesta es excelente, ojala algunas instituciones lo tengan en cuenta.

    Le gusta a 1 persona

  11. Interesante. La sabidurìa se pierde, entonces las nuevas generaciones entraràn con un vacío de conocimiento.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Nery, las nuevas generaciones entran con nuevo conocimiento y habilidades. Pero les falta la experiencia y la sabiduría adquirida con los años. Esa combinación es la que resultaría de un gran impacto para la educación.

      Me gusta

  12. Excelente apreciación, las experiencias de nuestros compañeros se deben compartir con las nuevas generaciones de docentes.

    Le gusta a 1 persona

  13. Muy cierto, ojala toda esta experiencia sirviera de apoyo a la nueva generación de profesores, sirviria para que fuera apuntala con las nuevas tecnologias y los propositos educativos se lograran con buenos resultados.

    Le gusta a 1 persona

  14. Cuando me jubilé, tras casi 38 años de docencia, estaba vigente en Andalucía la Ley de Educación de esta comunidad y en su artículo 23 contemplaba la posibilidad del voluntariado docente, que de alguna manera, es lo que se está echando en falta en estos comentarios.
    Ofrecí mi experiencia a la administración en las condiciones que establecía dicha legislación y aún estoy esperando lo que me dijeron que era una “iniciativa interesante”. Siento tener que expresarlo en estos términos, pero no creo que a la gente que controla los gobiernos le interese mi experiencia, la de otros ni la calidad de la enseñanza que pregonan. Me lo habían demostrado antes y me lo han demostrado al final.
    La educación va por una orilla y la administración por otra. Algunas veces, las orillas se aproximan algo, pero la mayoría de las veces mantienen el paralelo. Así nos va.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola José,

      Supongo que les cuesta más trabajo burocrático contar con profesorado jubiliado, a través del volutariado, que “pasar” del mismo. En este caso, como dices vence el esfuerzo adminstrativo frente a la mejora del aprendizaje.

      Me gusta tu símil de las dos orillos del río. Comparten la educación, pero sin tocarse.

      Gracias por comentar.

      Me gusta

Trackbacks

  1. Noticias de Educación | Educarnos Revista Educativa
  2. La jubilación del profesorado: un paso a...
  3. La jubilación del profesorado: un paso atrás en el progreso de la educación – Innovación Educativa | INVESTIGACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: