¿Es usted docente 1.0 que utiliza tecnologías 2.0 o 2.0 que utiliza tecnologías 1.0?

Debatiendo con los alumnos sobre el modelo Web 1.0 y 2.0; les presenté una web donde unos decían que era 1.0 y otros 2.0. Una alumna dio una respuesta que me gustó bastante, dijo: “eso es una web 1.0 que utiliza tecnología 2.0”

El profesorado 1.0 es aquel que tiene un modelo educativo donde el docente actúa como emisor y los alumnos como receptores. El profesorado 2.0 es aquel cuyo modelo se basa en que los alumnos actúan como emisores y receptores; es decir, participan en el proceso de aprendizaje (puede ampliar esta información pulsando en este enlace)

Parafraseando a mi alumna, hay profesorado 1.0 que utiliza tecnologías 2.0. Continúan como emisores y los alumnos como receptores, pero eso sí, utilizan redes sociales, blogs y wikis.

¿y esto es bueno o malo?

Pues la verdad es que utilizar tecnologías no es malo (a menos que se utilicen de forma errónea) pero decir que ese modelo es 2.0 si es malo. Es perjudicial para el propio modelo 2.0, para su implantación, progreso y aplicación. Es malo porque si una persona quiere incorporar el 2.0 con su alumnado, en el mejor de los casos, lo estará realizando de forma errónea y en el peor pensará que eso del 2.0 no es lo que parecía, no lo utilizará y, por consiguiente, se perderá una oportunidad para cambiar el modelo educativo. No exagero, el modelo educativo se cambiará desde dentro, sumando acciones puntuales. Desde luego no se cambiará por una nueva ley.

Sin embargo, hay profesorado que consigue que el alumnado colabore (y no me refiero a que hagan un trabajo en equipo) y participe; que prioriza la creación frente a la memorización, que utiliza los errores como aprendizaje y que, sobre todo, crea una comunidad de aprendizaje.

Mucho de este profesorado utiliza tecnología 1.0 (por ejemplo un LMS, o una simple página web), incluso los hay que ni tan siquiera utilizan tecnología. El modelo 2.0 es un cambio de modelo, de visión y de planteamiento.

Usted no será 2.0 por utilizar unas determinadas tecnologías, lo será por considerar a su alumnado como emisores de conocimiento. Será 2.0 si cambia el modelo educativo en su aula. Si utiliza tecnologías 2.0, pero sin cambiar el modelo a 2.0 lo que hará es perpetuar el modelo actual, no transformará el modelo educativo, aunque eso sí, lo modernizará.

Mensaje real: “aumentar urgentemente la calidad de la educación”

calidad educativa

Parece que el Rey Felipe VI ha dicho, en presencia del Ministro, que hay que aumentar y de forma urgente la calidad de la educación.

Pero todos estamos pensando (supongo que el Ministro también) cómo aumentar la calidad de la educación. Hay dos fórmulas que se suelen especificar: aumentar el presupuesto para la educación y disminuir el ratio profesor/alumno. Sin embargo no parece que haya garantía de que esas fórmulas funcionen.

En España la media del gasto por alumno (entre 6 y 15 años) aumentó un 21% desde 2001, no así los resultados académicos. En España la media de gasto por alumno está muy cerca de la media OCDE, sin embargo los resultados académicos están muy por debajo de la media. Parece que hay dos afirmaciones: la inversión del gasto tiene efectos en los resultados de aprendizaje cuando se superan los 50.000 $ por alumno, superada esa barrera ya no influye el incremento del gasto. La otra afirmación dice que es más importante cómo gastar que cuánto gastar.

El ratio profesorado / alumnado (según el informe PISA) está una décima por debajo de la media, es decir, estamos un poquito mejor que la media. Sin embargo, los resultados, como ya he comentado, están muy por debajo de la media.

Por tanto la gran pregunta es: ¿se puede aumentar la calidad de la formación sin incrementar el presupuesto?

Permítanme aportar tres ideas:

Para las familias de los alumnos. La educación no es algo que se haga en la escuela y con un horario concreto. La educación tiene que darse en la escuela y fuera de ella. Ya sé que cuando nuestros hijos están fuera de casa es difícil controlarlos, pero cuando están en casa tenemos que pensar en nuestra responsabilidad: aptitudes, comportamiento, curiosidad por saber, motivación,…..

Para los gobernantes. Piensen en los indicadores por los cuales el profesorado progresa en su carrera. En la universidad el indicador más importante es publicar en revistas de impacto. ¿A qué se va a dedicar el profesorado?, pues a publicar. Abran nuevas vías y posibilidades de progreso, por ejemplo a través de la innovación educativa

Para la comunidad académica. Abramos las mentes de nuestro alumnado. Estamos acostumbrados a enseñar “verdades” (el conocimiento que explicamos es el que vale, no otro; si el alumnado no demuestra que se ha aprendido las verdades suspende). Enseñemos a encontrar el camino que lleva a las verdades. El refranero popular dice: “no me des peces, enséñame a pescar”. Pues eso, enseñémosles a pescar.

Aumentar los recursos en la educación siempre está bien, pero es lo más cómodo. Si una región va bien económicamente se aumentan los recursos (solución fácil), y si va mal no. Tanto si hay dinero como si no lo hay, pensemos y exploremos otras vías. Yo he propuesto tres, pero seguro que hay miles de compañer@s que tienen más propuestas. Por favor, autoridades, gestores y políticos: ¡¡pregunten al profesorado (al que hace innovación educativa)!!

La difícil tarea de sumar un 1 en educación

1+1

La web 1.0 se caracteriza por tener un esquema, en cuanto a la trasmisión de la información, similar a la que puede tener la televisión pero a través de internet. La web 2.0 se caracteriza por la cooperación del usuario en la construcción de la información; es decir, los contenidos son aportados por las mismas personas que los usan.

El día a día del proceso de la formación académica mayoritaria se realiza en el aula. En ésta,  se distinguen claramente dos tipos de usuarios (y no lo digo ni por la edad ni por la forma de vestir), el profesorado y el alumnado. El modelo de transmisión de información (en algunas ocasiones de conocimiento) es 1.0: las clases, los libros, las tareas y las prácticas son 1.0. Siempre el flujo es profesorado como emisor, alumnado como receptor. Es un modelo muy similar a una televisión pero de un solo canal.

Es cierto que hay momentos en que el profesorado tenemos en cuenta la información que nos puede aportar el alumnado, pero siempre es para evaluarle, para comprobar si ha retenido la información que le hemos aportado.

La idea del modelo 2.0, que se está llevando a cabo en muchas aulas (aunque de forma minoritaria), plantea que en un aula hay una comunidad de aprendizaje, donde todos aportan información y hay una persona (el profesor/a) que debe transformar esa información en conocimiento. Los libros, la tarima, las sillas alineadas y los exámenes, que solo permiten abrir la cabeza del alumnado para ver toda la información que ha conseguido retener, no son herramientas válidas.

No es suficiente tener tecnología 2.0 para decir que tenemos un modelo 2.0. Usar una red social, blog, wikis, Moodle, etc. no convierte el aula en 2.0. La mayoría de las veces utilizamos estos medios para perpetuar el modelo 1.0. Es muy habitual utilizar Moodle para dejar el material que los alumnos deben estudiar. Es muy habitual utilizar blogs y wikis como lugar donde el alumnado deja la información para que el profesorado la evalúe.

Lo que convierte un aula en 2.0 es el cambio metodológico no la tecnología. Hay tres principios que pueden plantearse para iniciar el cambio de modelo:

  • Tenga en cuenta el aprendizaje informal.
  • Tenga en cuenta la información, que genera el alumnado, para construir el conocimiento.
  • Utilice los medios tecnológicos para facilitar el cambio metodológico.

Sumar 1 es difícil.  El problema no es aritmético, es de voluntad. El problema es querer hacer la suma. Mi recomendación es que intentemos hacer la suma, pero no para sumar 1, sino para sumar 0,1. Ya que como he dicho lo importante es comenzar a sumar, no la cantidad a sumar.

Tecnología en educación ¿la automatiza o humaniza?

Á l’École. By Villemard. Fuente: Galería Virtual de la biblioteca Nacional de Francia. http://expositions.bnf.fr/utopie/feuill/index.htm

Á l’École. By Villemard. Fuente: Galería Virtual de la biblioteca Nacional de Francia. http://expositions.bnf.fr/utopie/feuill/index.htm

La tecnología fue el principal impulsor en la evolución de la sociedad agrícola a la industrial. Comenzó sustituyendo la “fuerza bruta” del hombre para continuar con la automatización de procesos. El lema principal era hacer productos buenos, bonitos y baratos pero, eso sí, todos iguales.

Una de las tecnologías surgidas en la sociedad industrial fue el ordenador. Esta máquina trabajaba con información, por tanto podía sustituir lo que en ese momento se consideraba “trabajo inteligente” y automatizarlo.

Con todo esto, no es extraño que cuando se comenzó a aplicar el ordenador en la educación muchas personas pensaran que lo que se pretendía hacer era automatizar la educación. Digo que no es de extrañar a la vista de la litografía de Villemard que en 1910 veía la educación automatizada (imagen que ilustra este post) que predecía que esto ocurriría en el año 2000. Hoy en día son muchas las personas que continúan pensando en la tecnología como algo que automatiza, que sustituye al ser humano y, por ello, están en contra de ella, ya que “deshumaniza”.

Otra visión (de la que soy partidario) es la de la tecnología como herramienta para humanizar. No se trata de humanizar la tecnología, sino de aplicarla para que las personas puedan ser más personas. Algunos ejemplos:

Cuando comencé a utilizar el ordenador en mi docencia (a principios de los 80 y en formación presencial) lo hice porque me servía para poder explicar ciertos procesos a cada alumno de forma personalizada. Al hacer esto tuve más tiempo para atenderles, me pasaba por cada puesto, hablaba con ellos, atendía sus dudas, etc. En una encuesta que se hizo al finalizar la experiencia había unanimidad: “Gracias al ordenador había más tiempo para acceder al profesorado”.

Mi primer curso on-line oficial (reconocido por la universidad) se impartió a alumnos de formación presencial, que coincidieron en que, gracias a los foros, al blog que se realizó y a los chats se conocían mucho más que en los cursos presenciales tradicionales.

En el año 2002 impartimos un curso on-line  a 1200 personas (aún no existían los MOOC) y lo que más valoraron los participantes fue (tal y como nos dijo uno de ellos)que “tras el ordenador había personas”

El ordenador es una máquina, se puede utilizar para automatizar y para humanizar. Mi consejo es que cuando realicen cualquier experiencia con TIC en formación piensen ¿cómo puedo mejorar la humanización? Si no puede, es que no está planteando bien la experiencia.

¿Por qué hablamos de tecnologías cuando lo que hacemos es trabajar con metodologías?

innovación tec vs proc

Hay dos tipos principales de innovación: la tecnológica (innovación en las tecnologías) y la metodológica (innovación en los procesos).

La innovación tecnológica se basa en crear nuevas tecnologías o en mejorar de forma significativa las existentes ¿El profesorado hace innovación tecnológica en la educación? Habitualmente no. Cuando hacemos innovación educativa no creamos nuevas tecnologías, ni tan siquiera mejoramos significativamente las que hay en el mercado. Básicamente utilizamos tecnologías, que eso es otra cosa.

La innovación metodológica se basa en crear nuevos procesos o mejorar significativamente los que ya existen. Una forma muy habitual tanto de mejorar procesos como de crear procesos nuevos es a través de la tecnología.

Cuando a un proceso se le aplica una tecnología (ya sea consolidada, mejorada e incluso nueva) se suele mejorar significativamente el proceso. También se pueden crear nuevos procesos cuando se introduce una tecnología nueva (aunque también puede ocurrir con tecnología consolidada y mejorada). Pues bien, esto es lo que hacemos habitualmente el profesorado. Cuando hacemos innovación educativa integramos tecnologías (consolidadas, mejoradas o nuevas) en las metodologías docentes con el objetivo de mejorarlas. Dicho de otra forma, utilizamos tecnologías para mejorar metodologías que repercutan en un mejor resultado del aprendizaje.

Sin embargo, cuando hablamos de innovación educativa el énfasis lo solemos poner en las tecnologías que utilizamos (y en los resultados), cuando realmente lo que estamos tratando de hacer es mejorar las metodologías docentes (los procesos). Las tecnologías son un medio para conseguir la mejora metodológica y los resultados una consecuencia de esa mejora.

Cuando realicemos innovación educativa centrémonos en la innovación basada en el proceso, en la mejora de la metodología (o en la creación de un método nuevo). Utilicemos los resultados como prueba de la mejora conseguida y la tecnología como el medio a través del cual hemos mejorado la metodología.

Tenemos que tener claro lo que realmente estamos haciendo, ya que en caso contrario “el árbol de la tecnología no nos dejará ver el bosque de la innovación”

Divulgación de la innovación educativa: como dar visibilidad a su trabajo.

visualización ie

Estamos habituados, sobre todo el profesorado, a publicar en revistas (si son de impacto mejor). Este proceso suele llevar entre uno y dos años desde que se ha escrito lo realizado en la experiencia (hay que redactarlo de forma empírica, un plazo para la presentación, un plazo para la revisión y un plazo para la publicación). El objetivo de publicar es que la comunidad científica, en este caso el profesorado, conozca conocimiento útil para aplicarlo. En definitiva se divulga para mejorar la propia innovación educativa.

Esto es un contrasentido, ya que el impacto real de una publicación en una revista es muy limitado, debido principalmente al retraso en salir la publicación y al acceso restringido a muchas de ellas. Sin embargo, hay otras formas de divulgar su trabajo, incluso desde antes de comenzarlo. Veamos algunas formas:

La clasificación está tomada de Francisco José García Peñalvo (del grupo de investigación GRIAL).

Dónde, cuándo y qué publicar.

Conocimiento explícito externo en Comunidades de aprendizaje. Se trata de publicar referencias web con información que nos haya sido útil. podemos tener  las referencias y difundirlas incluso antes de comenzar a realizar el trabajo. Esta información se suele publicar en redes sociales personales (por ejemplo, twitter) o en comunidades de aprendizaje (que presentan una mejor organización de las distintas aportaciones). Se publica incluso antes de comenzar el trabajo (y durante el mismo)  Ejemplo de comunidad de aprendizaje: conectivismo.net

Reflexiones y seguimiento de experiencias en Blog. Suele ser una visión más personal sobre elementos de reflexión, sobre temas generales o sobre una parte concreta de una experiencia de innovación educativa. Se suele publicar durante el desarrollo de la experiencia.  Ejemplo de blog (este blog :) )

Experiencias en Repositorios. Las experiencias describen una actuación concreta en innovación educativa. Describir la experiencia, un informe final o los resultados concretos de un estudio se pueden publicar en repositorios institucionales, habitualmente  justo al finalizar la experiencia. Un ejemplo, donde se publican experiencias presentadas en congresos sobre innovación educativa, es el repositorio de buenas prácticas de innovación educativa.

Casos estructurados en Libros. Los libros suelen recoger información con un objetivo didáctico superior al propio caso publicado. Se suele tener una estructura dirigida a una labor didáctica (por ejemplo, aplicar una determinada línea de innovación educativa). Se suele publicar una vez finalizada la experiencia, en un plazo de tiempo breve.

Experiencias estructuradas con datos que mejoren resultados concretos en Congresos científicos. Hay experiencias que se estructuran en distintas etapas y presentan resultados cualitativos y/o cuantitativos que demuestran que se ha mejorado un aspecto concreto del aprendizaje/formación. Estas experiencias se suelen publicar en congresos científicos, habitualmente antes de un año después de finalizada la experiencia. Un ejemplo de congreso científico: CINAIC.

Experiencias de alto impacto contrastadas de forma empírica en Revistas Científicas. Se trata de experiencias que aportan algún nuevo conocimiento al estado del arte. Se suele publicar dos años después de finalizada la experiencia. 

La divulgación de la innovación educativa es el tema de la conferencia que impartí en las jornadas INRED-14, organizadas por el ICE de la Universidad Politécnica de Valencia. En este enlace pueden ver la conferencia completa (40 minutos)

conferencia upv

Crowdsourcing: El aula como espacio de socialización.

Ponencia ¿Qué es Crodwsourcing? (15 minutos) impartida en el seminario “las nuevas formas de ensñeanza en la universidad digital

Cuando el profesorado está en el aula, esta es un lugar de escolarización. Los alumnos van “obligados” a ese espacio común, lo mismo que el profesorado (solo que por motivos muy distintos).

Basta con que el profesorado se retrase un poco para que el aula se convierta en un espacio de socialización. Nuestro alumnado, sin el profesorado, utiliza los móviles (en la universidad), hablan entre ellos, se cuentan sus aventuras (o las planifican), por tanto se está socializando. En el momento que llega el profesorado, nuestro alumnado deja de socializarse para escolarizarse.

El profesorado no suele contemplar la comunidad para impartir docencia, de hecho lo hace pensando en un alumno medio (que casi nunca existe). Sin embargo todos sabemos que un grupo de personas siempre es más inteligente que cada persona que integra ese mismo grupo. Por tanto, aprovechemos esta idea. En lugar de dar la clase pensando en un alumno medio, hagámoslo pensando en la clase entera, donde hay más inteligencia si el alumnado interactúa.

En esta idea se basa en Crodwsourcing. Esta palabra tiene su origen en el sector empresarial, la idea es externalizar procesos o servicios a una comunidad de usuarios, en lugar de a un usuario concreto.

Pues eso mismo, externalicemos el servicio de aprendizaje. En lugar de pensar en que lo va a hacer un alumno en concreto, pensemos qué se puede hacer en comunidad.

Socialicemos, no escolaricemos.

Escolarizar la tecnología

Escolarizar la tecnología

Fotografía by A. Fidalgo

Alfonso González, en un excelente artículo (recomiendo su lectura), dice: “De lo que estamos hablando es de un cambio cultural y metodológico. No se trata de tecnificar el aula, sino de escolarizar la tecnología”

Pongo un ejemplo. Los MOOC (cursos masivos en línea y abiertos) suponen una verdadera revolución en la formación. Se trata de un cambio cultural. Las universidades más prestigiosas del mundo ponen sus principales cursos en abierto para que toda la sociedad se beneficie de ello. Son millones de personas las que actualmente hacen cursos de este tipo. La tecnología que suelen utilizar los MOOC no es nada avanzada, de hecho suele ser un sistema LMS (utilizados para la formación on-line) muy simple. Para que los MOOC sean eficaces (actualmente tienen una tasa de abandono del 90%) debe haber un cambio metodológico (actualmente la metodología que siguen es similar a la formación on-line). Cambio cultural y metodológica; esa es la clave de la innovación educativa.

¿Y la tecnología? Pues juega un papel fundamental, dependiendo si la tecnología es adecuada o no, puede hacer que se consiga ese cambio cultural y metodológico de forma más fácil.

Desde que me dedico a la innovación educativa (hace ya 30 años) siempre ha habido profesorado que se opone al uso de la tecnología. Argumentos no les falta, cada vez que ha surgido una tecnología nueva se habló de revolución tecnológica: el ordenador, multimedia, internet, web 2.0. etc. Sin embargo la revolución tecnológica es efímera, tan efímera como tarda en salir una nueva tecnología.

El debate no está en la tecnología. Está en la necesidad de un cambio cultural y metodológico. Los dos juntos, intentar cambiar la metodología sin la cultura, fracasa. Por ejemplo el proceso de Bolonia ha intentado un cambio metodológico (evaluación continua, paradigma de aprendizaje, competencias, etc.),  y aunque oficialmente se está cumpliendo, la realidad es que es un estrepitoso fracaso. ¿Cuáles son las causas? No ha habido cambio cultural.

Crear un cambio cultural es muy difícil. Sin embargo, hacerlo hoy no sería complicado. Excepto en nuestras aulas, tenemos un cambio cultural a nuestro alrededor. Nuestras aulas están rodeadas de cambio cultural.

Hay dos opciones, o esperar a que el cambio cultural penetre por sí solo en nuestras aulas, o bien comenzarlo el propio profesorado desde dentro. La segunda opción es más fácil, basta con abrir una pequeña brecha en el exterior para que ese cambio fluya hacia nuestras aulas.

Ya lo saben, cambien la metodología, utilicen las tecnologías más adecuadas  y abran brechas. Solo así conseguiremos un nuevo modelo educativo.

Cómo crear una comunidad de aprendizaje

En anteriores post he comentado las condiciones que se deben dar para que se produzca aprendizaje en una comunidad. Todas ellas se basan en la interacción entre las personas que conforman la comunidad. Es evidente que, aunque no toda interacción sirve para producir aprendizaje, esta es necesaria para que se produzca aprendizaje.

Hay tres aspectos que se deben tener en cuenta para crear una comunidad de aprendizaje:

Temática. Es el aspecto principal. Todas las comunidades académicas se crean porque hay un interés común en una temática determinada. En principio, si una temática es muy genérica puede atraer a más personas, pero es posible que no se produzca mucha interacción. Si es muy específica es más probable que sus miembros interactúen pero se corre el riesgo de que sea demasiado pequeña.

Heterogeneidad. Tener visiones, necesidades y soluciones distintas para una misma temática es enriquecedor. En temas de formación, los problemas, necesidades y soluciones suelen ser similares independientemente del nivel académico (universidad, bachillerato, formación profesional, etc.), del área de conocimiento y del sector (profesorado, alumnado, centros de formación, gestión académica, política académica, etc).Por tanto, es importante buscar la implicación de todos los perfiles del sector.

Incorporación de miembros. Habitualmente las comunidades más populares se han originado mediante la vinculación a una entidad concreta. Las personas se apuntan a las comunidades bien por prestigio (por ejemplo, un organismo internacional), por la repercusión social (por ejemplo, una revista) o por su propia vinculación (por ejemplo, el centro de formación donde ha estudiado). Normalmente existe una campaña previa de captación de miembros y divulgación. Una vez se consigue una masa crítica de participantes, las comunidades suelen ir creciendo. Otras formas de incorporar personas se basan en la realización de eventos o actividades.

Un caso práctico. Comunidad de aprendizaje “Innovación Educativa Aplicada”

Temática: Innovación educativa.
Alcance: Mixto. La temática es muy amplia pero se divide en apartados específicos.
Heterogeneidad: Profesorado de distintos niveles educativos, alumnado de distintos niveles educativos, sector (instituciones, asociaciones, fundaciones y empresa).
Incorporación de miembros: Dos formas: a través de actividades de formación y libremente:

  • Las personas que participan en actividades de formación (actividades en cuya organización participo) se incluyen en la comunidad de aprendizaje y aportan los recursos útiles que han “descubierto” durante el curso. De esa forma, se comparte lo que están “aprendiendo”. Por esta modalidad se han incorporado 2000 personas.
  • Libremente, se permite el acceso abierto de la comunidad para que se incorporen nuevos miembros. Durante dos meses se ha incrementado el número en 500 personas.

Por cierto, mañana día 7 de Julio comienza el curso de verano de la UIMP “Aprendizaje Adaptativo y Gamificación” y se incorporarán nuevos miembros.

 

Cuando los alumnos despierten, el profesorado temblará.

Se atribuye a Napoleón Bonaparte la frase “Cuando China despierte, el mundo temblará”, pues algo mismo nos pasará con el alumnado. Hasta ahora, mayoritariamente, se dejan llevar por lo que les dice el profesorado (y eso en el mejor de los casos).

Ahora imagínense que nuestro alumnado se organizara y comenzara a compartir apuntes, ejercicios resueltos, exámenes, trabajos, incluso su propia experiencia.

Una de las cosas que suelo hacer es animar a mis alumnos a que lo hagan, creo una cultura de la cooperación y está funcionando. El problema es que está funcionando tan bien que lo están haciendo en otras asignaturas, pero sin el consentimiento de su profesorado.

Alguno de estos profesores ha venido a verme y me ha comentado lo delicado de la situación; unos me dicen que si los alumnos ya tienen todo (y bien organizado) seguramente el próximo curso no asistirán a clase. Otros me dicen que si ya tienen todos los ejercicios resueltos, que entonces no se esforzarán para intentar resolverlos.

Lo cierto es que si el alumnado quiere, les será muy fácil organizarse y compartir los recursos. Esto lo pueden hacer tanto si el profesor les alienta a ello como si no. Por tanto creo que tenemos que estar preparados para esta situación. Debemos reflexionar de cómo serían nuestras clases.

¿Usted cambiaría la forma de impartir sus clases si su alumnado tuviese todos los recursos, todas las actividades resueltas y además consejos de ex alumnos?

Desde luego llegará un momento que, al igual que China, los alumnos despertarán, y entonces es mejor que estemos preparados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.920 seguidores