Cómo sobrevivir al cambio de Web 2.0 a 4.0.

CC

Se está comenzando a decir que se acerca la Web 3.0 (una búsqueda en google genera 1.300.000 referencias), incluso hay algún osado que ya la da por muerta y habla de la Web 4.0. No voy a entrar en qué significa, (aunque hay un gráfico y un post de fernando que lo aclara bastante); lo importante es el planteamiento ¿si se acerca la Web 3.0, no será mejor que trabaje en formación 3.0?, ya que en caso contrario se corre el riesgo de trabajar en algo (formación 2.0) que se queda “antiguo”.

Esta situación ha ocurrido, ocurre y ocurrirá siempre que la innovación educativa la orientemos a la tecnología; esto no significa que la tecnología no sea necesaria (lo es), sino que debemos centrarnos en el impacto de la innovación y no en la tecnología que utiliza esa innovación. En el siguiente gráfico encontraremos la explicación a lo que quiero decir.

Innovación del producto vs proceso

El gráfico tiene bastante tiempo (de 1975) pero sirve para explicar perfectamente la situación.

  • Se puede observar que cualquier innovación tecnológica (se crea un nuevo producto) tiene una línea de tendencia que cae en picado con el tiempo; esto significa que mientras dure la innovación (o esté de moda) todo irá bien; pero cuando hay un nuevo producto (otra tecnología mejor), la innovación se basará en la nueva. Esto es lo que causa que si todo el mundo habla de la web 3.0, parece que presentar algo de web 2.0 está obsoleto.
  • Ahora fijémonos en la curva que representa la innovación en el proceso; el crecimiento se consolida; es decir, se mejora el proceso y esa mejora queda para siempre.

Para que se entienda mejor lo voy a explicar con un ejemplo.

 

Al principio de los años 80, cuando en España comienza a utiliarse el ordenador en la educación surgen varios modelos de uso: la Enseñanza Asistida por Ordenador, el Adiestramiento Asistido por Ordenador, La Simulación Virtual de la realidad para el aprendizaje por descubrimiento, ..

Ya nadie se acuerda de esas modalidades, excepto la simulación virtual o realidad virtual; cuando comenzó los procesos de simulación no erán más que letras y números (los ordenadores no tenían capacidades gráficas); la innovación siempre se orientó al proceso (simulación virtual) no a la tecnología existente en ese momento. La aparición de nuevas tecnologías (ordenadores más potentes y con más capacidades gráficas) se incorporaban rápidamente a la simulación virtual, haciendo ésta cada vez más eficaz y potente.

Hoy en día la simulación virtual se utiliza en el cine, en la educación, en el adiestramiento (simuladores de vuelo), etc. La simulación virtual siempre ha tenido muy claro cuales son sus objetivos, la tecnología la mejora. Cualquiera puede ver las diferencias de la primera película que utilizó realidad virutal (Tron) y los últimos efectos especiales. Nadie duda de que hoy la simulación virtual es mejor que hace 20 años.

En el mundo de la formación no ocurre lo mismo, seguimos mareando la perdiz, nadie tiene claro nada, nunca hemos centrado la innovación en el proceso, siempre en la tecnología: E.A.O, Multimedia educativo, e-learning, b-learning, formación 2.0; etc

Es bastante lógico que el profesorado que quiera innovar se encuentre un poco perdido, que piense que cada poco se utiliza una tecnología distinta,  no tenemos nada que podamos enseñarle: “mira hace 20 años la formación era de tal forma, ahora ha cambiado mucho; puedes comprobarlo“.

Volviendo al título del post y al post anterior “De cómo la persona que aplica innovación educativa está desactualizada

Se sobrevive al cambio de la tecnología centrándonos en el proceso; podemos aplicar tecnología y metodología  web 2.0 para, por ejemplo, realizar procesos de tutoría; si a esa innovación la llamamos tutoría 2.0, estará vigente hasta que esa tecnología sea sustituida por la 3.0; sin embargo si nos centramos en la acción; por ejemplo, tutoría virtual, ésta irá evolucionando con las tecnologías, y hoy en día se puede ver la diferencia entre un proceso de acción tutorial que utiliza un foro (Web 1.0) a una acción tutorial que utiliza un sistema cooperativo (Web 2.0).

Anuncios


Categorías:Barreras Innovación, metodologías educativas, Tecnología Educativa

5 respuestas

  1. Muy interesante lo expuesto aquí. Y, centrándome, en el proceso educativo, la cuestión clave es:

    teniendo en cuenta que la cultura del esfuerzo está entredicho en las generaciones actual y venideras,

    ¿qué puedo hacer para que el estudiante disfrute aprendiendo, y sea consciente al final que ha aprendido mucho, y que puede aprender mucho más por su cuenta, si quiere, sobre la misma temática?

    Si, aquí, el fin (proceso) justifica los medios (herramientas, producto, etc), está claro que si una herramienta (producto) resulta eficaz, por qué cambiarla?

    Pero claro, si el proceso educativo se ver alterado o resulta menos eficaz con la población estudiantil que tenemos y que vendrá, pues entonces no habrá más remedio que adaptarnos y utilizar nuevas herramientas (tecnologías educativas) más eficientes, o que supuestamente lo son según nos cuentan los gurús de esto.

    Eficacia vs. eficiencia:

    eficacia: capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera.
    eficiencia: capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un efecto determinado

    Le gusta a 1 persona

Trackbacks

  1. Tecnología basada en las TIS´s | Gabydsm's Blog
  2. Blog de José Daniel Díaz
  3. web 4.0 « Blog de José Daniel Díaz
  4. Cómo sobrevivir al cambio de Web 2.0 a 4...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: