¿De verdad se puede dar clase a la vez al 50% del alumnado en presencial y al otro 50% en online?

Desde un punto simplista y reducido de la formación-aprendizaje sí se puede y de hecho no entrañaría ningún cambio metodológico, aunque sí unos mínimos cambios tecnológicos. Veamos el razonamiento de esas personas que, como decía, tienen una visión simplista:

Esas personas piensan que dar clase en un aula se basa en que el profesor habla (ayudado, eso sí, por presentaciones o escribiendo en una pizarra) y el alumnado permanece sentado (ya que se cansaría estando 4 horas de pie) en silencio (por eso de no molestar al resto) y atento (si se despistan ya no aprenderían la lección).

Si esto es así, piensan esas personas, ponemos una cámara que transmita la voz del profesor, que enfoque a la pizarra o que muestre el “Powerpoint” y listo ¿Qué problema hay para que el alumnado online esté sentado, en silencio y atento en sus casas?

Y ya para rematar, como es tan sencillo, pues mejor que cada semana se alternen, los que una semana han asistido a clases presenciales pues que la siguiente lo hagan online y viceversa.

Sin embargo, gran parte del profesorado no comparte esa visión simplista de la formación en aula, ya que aplican a su docencia paradigmas centrados en el aprendizaje. Esto significa que el alumnado no está quieto, ni en silencio, se levanta de su asiento y además habla, participa en actividades de aprendizaje e, incluso en ocasiones, enseñan y evalúan a sus compañer@s. Bajo este enfoque, dice el profesorado que es muy complejo hacer todo eso teniendo parte de su alumnado en el aula y otra parte en su casa.

Otra parte del profesorado, más reducida que la anterior, dice que sí se pueden aplicar paradigmas centrados en el aprendizaje, pero con cambios metodológicos y tecnológicos:

  • Respecto a la tecnología, esta debe permitir que el alumnado que está fuera del aula pueda hacer acciones análogas a las que realiza el alumnado dentro del aula (por ejemplo, levantar la mano para preguntar). Y viceversa, que el alumnado que está dentro del aula pueda hacer lo mismo que el que está fuera (por ejemplo, responder a un cuestionario online breve).
  • Respeto a las metodologías, estas se deben adaptar para que los procesos de participación activa que el alumnado realiza en el aula también puedan realizarlos el alumnado que está fuera del aula (esto se puede realizar con el planteamiento tecnológico descrito en el punto anterior).

Durante el confinamiento el profesorado ha impartido sus clases en “modo emergencia”, lo que significa que ha hecho lo que humanamente ha podido. El problema es que si se implanta la visión simplista de la formación pueden ocurrir dos cosas: que se retroceda en los avances metodológicos en el aprendizaje o que continuemos con la situación de emergencia: cada profesor hará lo que buenamente pueda.



Categorías:Aprendizaje, innovación, Pandemia

19 respuestas

  1. En mi opinión el modelo 50% presencial y 50% online es absurdo, y por tanto sólo tiene sentido en “modo emergencia”. No obstante, incluso el modo emergencia hay que hacerlo dignamente. Por una parte totalmente de acuerdo con tu observación: tienen que ser situaciones “equivalentes” para el alumnado: todos tienen que poder preguntar o hacer un breve test si eso está incluido en la dinámica de la clase.
    En mi caso yo no aplico muchas técnicas de innovación, me parecen interesantes pero por falta de conocimiento y de tiempo no lo he hecho hasta ahora. Lo que me preocupa de este modelo es cómo simultanear pizarra mas ppt, que es algo que muchos hacemos aún sin aplicar técnicas de innovación, en muchas titulaciones en el que el modelos de profesor hablando en un atril desapareció ya hace muchísimo.
    Las cámaras no son una opción, porque pienso que no pueden enfocar bien las dos cosas por la diferencia de luz, ya que se supone que no habrá operadores para manejar la cámara.
    Haría falta micrófono, ya que desde la pizarra no puedes hablar con los cascos del ordenador, verdad? Y si hablas al micrófono ambiente mientras te mueves por la pizarra, los estudiantes en casa no van a oir nada.

    Finalmente, por mi experiencia hablando con estudiantes, creo que ellos mayoritariamente prefieren ir a clase. Según lo que he hablado con ellos, creen que es más fácil atender al profesor en clase que delante del ordenador. La interacción es más natural. Y la interacción con los compañeros también se pierde, y también desde el punto de vista académico es enriquecedora, aunque sea la interacción espontánea y no incluida en un método de innovación.

    En resumen, creo que los que plantean esto hace mucho que no dan clase, sobre todo a grupos numerosos y no han pensado bien en la implementación de esta solución que me parece que tendrá múltiples pegas, salvo en el caso del profesor que da clase magistral sin pizarra.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me gustaría saber como tiene planteada la sesión práctica de educación física y deportes

    Me gusta

    • Hola Diana,

      En este post me estoy refiriendo a las clases de aula, bien teóricas o prácticas pero que se dan dentro de un aula.

      Hay sesiones prácticas que no se dan en el aula tradicional ya que necesitan instalaciones, herramientas o recursos que no se pueden acceder en remoto. A estos casos no me refiero en el post.

      Un saludo y gracias por comentar

      Me gusta

  3. Excelente idea en este tiempo

    Me gusta

  4. Buenos días. La mayoría de las veces que visito foros de este estilo, me quedo
    acongojado. Acongojado porque en mi universidad la gente no va a clase. Un 35 % sobre matriculados ya se considera muy bueno. Y sin embargo el resto del universo parece ser que tiene asistencias masivas. ¡Que suerte!
    Dicho esto, opino que eso de presencial alterna entra en la categoría de ocurrencia brillante, estupenda para desarrollar en un Congreso o unas Jornadas, pero rayana en el absurdo. ¿Alternamos por semanas, por días, por meses? ¿En qué se basa la periodicidad? ¿Es una opción verificada, contrastada y validada? ¿Es un brindis al sol a ver qué pasa? ¿Contempla los factores socio-familiares que supone? ¿Es realista?
    No sé. Ya iré leyendo algo más sobre el tema. Un saludo.

    Me gusta

    • Hola Antonio,
      Respecto a la asistencia a clase, siempre que no sea obligatoria, es un problema muy común. La innovación educativa trata de paliar ese problema y muchas veces lo consigue. Es verdad que en muchos foros se pone los casos de éxito y da la impresión que es habitual la alta asitencia.

      Respecto a tus comentarios sobre el modelo híbrido “oficial” pues es verdad que una gran parte del profesorado lo ve un poco absurdo y que complica en exceso la labor de aprendizaje. La innovación educativa también trabaja estos aspectos, lo cual no quiere decir que la solución sea fácil.

      Gracias por comentar

      Me gusta

  5. En algunas Universidades están pensando en instalar cámaras para que parte del alumnado siga las clases en un aula anexa a donde esté el docente con la otra parte del grupo. Me parece un desatino mayúsculo, sin contar con lo que supone de gasto en equipamiento. Es perpetuar una visión pasiva del aprendizaje.

    Me gusta

  6. Estoy seguro de que la clase se puede dar, lo difícil será asegurar que los alumnos aprenderan igual. También entiendo que se trata de una situación de emergencia. A final de cuentas, si el docente es bueno en presencial, seguro pondrá todo su esfuerzo y creatividad para lograr el aprendizaje lo mejor que se pueda para que los que estén en línea también aprendan. De marzo a junio fui testigo de excelentes demostraciones de creatividad e innovación en clases desde preescolar hasta secundaria en las que todos, alumnos, padres y directivos, quedamos gratamente sorprendidos. Definitivamente no fue lo mismo que presencial, sobre todo en el desarrollo socio emocional, pero se gano mucho en resilencia.

    Le gusta a 1 persona

  7. La combinación de estrategias metodológicas en educación no solo es posible sino factible.
    La facilidad de interactuar en plataformas educativas de forma sincrónica y asincronica permite un aprovechamiento total del contenido.
    Uno de los obstáculos al momento de realizarla es la falta de preparación del docente en el ámbito de proyección ante cámara o miedo escénico. Prepararlos en este ámbito es desde mi experiencia vital. Ya lo he realizado con muchos docentes y han enriquecido su quehacer educativo

    Le gusta a 1 persona

  8. Me gustaria saber como abordas el tema con 22 ciclos,65 grupos y cerca de1200 alumnos.

    Me gusta

  9. Excelente artículo ya que aborda temas reales y actuales, sólo que es importante no perder de vista que para poder dar una cátedra en línea se debe verificar que los alumnos cuenten con lo básico por ejemplo internet y una computadora o celular o bien verificar que ante la situación y la falta de recursos económicos los jóvenes deban trabajar para apoyar con el sustento familiar.
    Además es un hecho que los docentes deben estar a la vanguardia tecnológica pero considero importante se busquen los medios para capacitarlos.

    Me gusta

  10. Reblogueó esto en Blog de Stuart Camposy comentado:
    En el Perú se quiere hacer lo mismo, pero las limitaciones son muchas. Comenzando que no todos viven cerca de su centro de estudios, lo cual generaría una mayor exposición al contagio mientras la pandemia de COVID-19 siga estando vigente.

    En cuanto al desarrollo, si se va a hacer según lo plnteado, no tendría ninguna ventaja sobre hacer todo online, pues ¿qué gracia tiene ir al colegio si aún tienes que guardar la distancia social? Muchs alumnos son tímidos tanto frente a la computadora como en clases presenciales

    Es mi opinión que la educación debe esperar un poco más para empezar sus clases presenciales, y que deen reactivarse al 100%, no como se propone de un 50% y 50%.

    Me gusta

  11. De acuerdo con Jonathan, el problema empieza con el numero de alumnos que hay que dar la clase en simultaneo. La propuesta parece que esta pensando en 20 alumnos presenciales y 20 más en casa.
    Creo que la solución, tomado en cuenta todas las buenas propuestas que he leído aquí, depende de ese contexto individual que nos toca enfrentar a cada profesor y el número de sus alumnos.

    Me gusta

  12. Responder

    Me gustó tu punto de vista. Estoy totalmente de acuerdo con él.

    Me gusta

  13. Esto es algo que sin duda nos tendremos que acostumbrar y lo mejor es ir experimentado y probando cosas nuevas en educación, tal vez al principio no sea de lo mas comodo pero como seres humanos, nos iremos acostumbrando, adaptado y mejorando nuestras técnicas.

    Me gusta

Trackbacks

  1. ¿De verdad se puede dar clase a la vez al 50% del alumnado en presencial y al otro 50% en online?
  2. Un consejo para la planificación docente: sustituyan la palabra “presencial” por “síncrona” – Innovación Educativa
  3. Las universidades no está preparadas para la vuelta a clase – La atarjea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: